¡María Regina lo logró!

Jesús Lazcano
Diario El Mundo
Entre abrazos, felicitaciones, buenos deseos, lágrimas de emoción y porras por parte de la payasita “Pestañita”, María Regina Cortés Flores celebró la que hasta ahora es su mayor victoria: vencer al cáncer. Y es que tras más de un año de haber sido diagnosticada con Linfoma de Hodgkin (inflamación de los ganglios), María Regina, de 16 años, por fin pudo tocar tres veces la “campana de la vida”, anunciando así el fin de su tratamiento contra esta enfermedad.
Cabe señalar que a María Regina fue diagnosticada con Linfoma de Hodgkin, en marzo de 2021, un tipo de cáncer que se desarrolla en el sistema linfático, que es parte del sistema inmunitario que ayuda a combatir infecciones y algunas otras enfermedades.
“Ya llevaba dos meses y medio tomando antiinflamatorios porque me había salido una bola pequeña en la parte del cuello, pero no tenía dolor. Un amigo se dio cuenta (de la inflamación) y le dijo a mi mamá, y yo pensé que era un golpe… aunque no me dolía. Me quitaron cuatro muelas careadas porque pensaron que era por eso la inflamación, pero empezó a crecer hasta el tamaño como de una guayaba, y ahí fue cuando me llevaron al doctor y le dieron varios diagnósticos a mi mamá, pero no sabían qué era; es así como llego al Hospital de Río Blanco y me mandan a hacer una biopsia, y ahí sale el diagnostico de Linfoma de Hodgkin”, narró Regina, quien después de recibir el diagnostico tuvo que ser sometida a varios estudios, entre ellos el PET CT (tomografía por emisión de positrones) y varias quimioterapias.
“Ha sido duro, lo más duro de mi vida, pero he de agradecer a enfermeras, doctores, a la familia y a todas las personas que nos apoyaron en esta difícil batalla que libró mi hija María Regina por más de un año”. Estoy muy contenta de por fin mi hija haya tocado la campana, no saben lo feliz que estoy”, contó entre lágrimas Mariloly Flores Andrade, madre de María Regina.
“Estoy muy feliz, estoy muy agradecida pues ha sido el mejor regalo de toda mi vida. Agradezco a todos mis ángeles; agradezco a mi enfermera Karlita, a la enfermera Paty y a las demás enfermeras que siempre estuvieron cuidando de mi. También agradezco mucho al doctor que me salvó la vida, el doctor Víctor Hugo Cabrera, porque gracias a él sigo acá. Gracias a todos los que me apoyaron, que Dios los bendiga siempre”, agregó María Regina, visiblemente emocionada.