Gota a gota la deuda te ‘ahoga’

 

Más de 50 personas en la región han sido víctimas de créditos a través
de aplicaciones digitales; desamparados por las instituciones de justicia

Raymundo García G.
El Mundo de Orizaba

La extorsión y fraude a través de aplicaciones digitales que te ofrecen créditos “gota a gota” se han convertido en el problema más recurrente entre los deudores; tan solo en la región mas de 50 víctimas que han caído en esta trampa cibernética buscan apoyo pero se han topado con el desamparo de las instituciones de justicia.
Y es que con solo descargar una aplicación en el teléfono y aceptar un crédito en el dispositivo móvil, el usuario adquiere una deuda con altos intereses que se vuelen impagables y para continuar pagando los altos intereses viene el acoso y la extorsión.
La campaña comienza con una cantidad inusual de propaganda que bombardean a través de las redes sociales, donde te ofrecen créditos económicos con mucha facilidad.
Te saturan con ofertas de prestamos, te dan grandes facilidades y la mayoría de la gente cae, acepta el crédito, descargan la aplicación mediante la cual se apoderan de información personal como fotografías, cuentas de redes o mail y otros datos.
El préstamo se les deposita, el problema al aceptar el crédito es que hay una pestañita que pasa siendo imperceptible que dice que es un crédito recurrente, es decir, cuando acaban de pagar, inmediatamente les depositan otro crédito por el doble de la cantidad inicial.
El problema mas fuerte son los intereses, porque te llegan a cobrar hasta un 600 por ciento de interés al año con lo cual se va haciendo una cuenta impagable.
Y cuando ya no puedes pagar los intereses ni el crédito, comienzan a bombardearte con publicidad negativa. Cada vez que tu crédito está por vencer si se paga el interés cada ocho días, desde el quinto día comienzan a acosar cada diez minutos por medio de llamadas de que tu crédito está próximo a vencer, cuando todavía no se vence.
Y cuando dejas de pagar viene la extorsión; en caso de ser una dama, publican su foto con leyendas como “cobro sexo oral por 100 pesos; sexo normal por 200 pesos”, etc., exhibiendo entre sus contactos y conocidos, indicó.
En el caso de los varones, exhiben sus fotos con las leyendas que los están buscando porque violaron a un niño o es acosador de menores de edad.

Desamparados
por la justicia
La mayoría de las víctimas por este delito, fraude y extorsión quedan en total desamparo por las instituciones de justicia, señala Ramírez López.
“He recibido muchísimos casos y desafortunadamente las instituciones de justicia comenta que no pueden proceder porque aunque se buscó el amparo y el Tribunal contesta que la firma electrónica es válida y por lo tanto la persona estaba consciente de que firmó”, señaló.
Y hay otro tipo de empresas que se van a la nómina que buscan a gente con ingresos estables que les quitan hasta 95 por ciento de sus ingresos, resulta ser la misma situación porque la persona firmó y no hay forma de librarte de ello.
En tanto la Fiscalía responde que no es un delito como tal y por lo tanto no puede participar la policía cibernética porque es un consentimiento de voluntades y de esta manera no se castiga.

Más de 50 personas
víctimas de la extorsión
En tan solo los dos últimos meses, mas de 50 personas se han acercado a la oficina de la Coordinadora de Usuarios y Deudores de la Banca a solicitar ayuda porque están siendo acosados y no saben cómo salirse de este problema.
Ante el desamparo de la justicia, la mayoría de las víctimas lo primero que están haciendo es cambiar de número telefónico y correo; pero lo que no se puede evitar es que sigan bombardeando a tus contactos con toda esa información vergonzosa y falsa.
Entonces lo que muchos hacen es mandar mensajes a sus contactos diciendo que les robaron el celular y pidiendo disculpas si reciben ese tipo de ofensas porque no se trata de él.

Recomendación
La recomendación es ayudar a divulgar entre la gente que no crean todo lo que se ofrece en las redes sociales, en especial cuando te ofrecen algo con tanta facilidad hay que desconfiar, porque sí te dan el préstamo pero lo que no te dicen es la cantidad de intereses que te van a cobrar y el tiempo que tienes para pagar esa deuda.