Pide Iglesia apoyo para damnificados

Las fuertes lluvias registradas hace unos días generaron inundaciones en Acultzingo, Zongolica, Mixtla de Altamirano

Raymundo García G.

El Mundo de Orizaba

Tras las inundaciones y deslaves que dejaron cientos de damnificados en municipios de la región, la Iglesia católica hizo el llamado a la población en general a solidarizarse con las familias que resultaron afectadas.

Las intensas lluvias que se registraron la semana pasada generaron inundaciones en los municipios de Acultzingo, Zongolica, Mixtla de Altamirano, así como derrumbes en varias zonas serranas, afectando a cientos de personas con pérdidas en sus propiedades y bienes.

“Ante esto toca por un lado de modo urgente manifestar una actitud de solidaridad para los damnificados, para las personas que han sido afectadas”, expresó el vocero de la Diócesis, Helkyn Enríquez Báez.

La Iglesia católica a través de la fundación Cáritas, ha convocado en parroquias a instalar centros de acopio donde la gente pueda aportar apoyos y víveres para entregar a las familias afectada. 

El Vocero de la Diócesis indicó que en especial en las zonas serranas se han sufrido daños por las intensas lluvias, y en este sentido “sabemos que si bien es cierto que un fenómeno natural no se puede contener, también sabemos que las inundaciones pueden ser consecuencia de la tala inmoderada, de la deforestación salvaje que hay en algunas zonas y que hace que los aludes, los deslaves, barrancadas se incremente”, abundó. 

Destacó que también es importante tomar medidas de prevención, por ejemplo, a través de las autoridades de Protección Civil de los distintos municipios revisando las condiciones de los lugares donde viven las personas. Y por otro lado, implementando acciones de reforestación en las zonas perjudicadas por la tala.

Consideró importante que conforme va creciendo la población, debe mantenerse un orden urbano para evitar que los ciudadanos se asienten en zonas de riesgo.

“Los municipios deben atender a través de las instituciones que se encargan de ello, las necesidades de la población y nosotros como Iglesia y como comunidad, nos solidarizamos de modo efectivo con los centros de acopio que se van estableciendo en las parroquias organizadas por Cáritas Diocesana”, concluyó.