Van mil muertos por sismo en Afganistán

Agencias

Al menos 1 mil muertos y más de 1 mil 500 heridos dejó un terremoto de magnitud 6.1 este miércoles en el sudeste de Afganistán, aunque esa cifra podría crecer porque las autoridades continúan la búsqueda de sobrevivientes.

El gobierno pidió ayuda internacional para las labores de rescate, que se han visto entorpecidas por fuertes lluvias y granizo. Y al momento, se desconoce el número de personas atrapadas bajo los escombros.

Imágenes de televisoras locales mostraban numerosos muertos y heridos en las calles y hospitales, deslizamientos de tierra y casas construidas con barro en ruinas en la provincia de Paktika, la más afectada.

El sismo tuvo su epicentro a unos 44 kilómetros de la ciudad de Jost y ocurrió poco después de la 01:30 hora local mientras muchas personas dormían.

“El balance llegó a los mil muertos y esta cifra aumenta. La gente cava tumba tras tumba”, declaró el jefe del servicio de Información y Cultura de la provincia de Paktika, Mohamad Amin Huzaifa, en un mensaje a la prensa.

La información sobre el temblor de magnitud 6.1 registrado cerca de la frontera con Pakistán seguía siendo escasa, pero los terremotos de esa potencia causan daños severos, especialmente en una zona como esta donde los edificios están mal construidos y los derrumbes son habituales.

Es el terremoto más mortal que se produce en Afganistán en dos décadas y es un gran desafío para el Talibán, el movimiento islamista que recuperó el poder el año pasado después del colapso del gobierno respaldado por Occidente.

El temblor se sintió a más de 500 kilómetros de distancia en otras regiones de Afganistán, Pakistán e India, según el Centro Sismológico Europeo del Mediterráneo.

Los rescatistas llegaron a la zona afectada en helicópteros este miércoles, pero es posible que la respuesta sea complicada ya que muchas agencias de ayuda internacionales abandonaron el país tras el ascenso talibán.

La cifra de fallecidos reportada por la agencia noticiosa Bakhtar igualó a la registrada en un terremoto que sacudió el norte de Afganistán en 2002, poco después de que la invasión encabezada por las tropas estadunidenses derrocaran al Gobierno talibán. Son los más letales desde 1998, cuando otro movimiento telúrico de 6.1 grados y las réplicas posteriores mataron a al menos 4 mil 500 en una zona remota del noreste.