Habilitan albergues

Yamilet Gámez
El Mundo de Orizaba

Acultzingo. – Al menos cinco albergues con comedor comunitario se habilitaron en las zonas afectadas por la barrancada que se registró en Tecamalucan; voluntarios reparten alimentos a quienes resultaron afectados y para quienes apoyan con la limpieza de las viviendas.
El alcalde de Acultzingo, Luis Alfredo Cruz López, indicó que en cada comunidad afectada (Tecamalucan, Coxolitla de Arriba, Abajo, Acatla, Aguaxinola), las agencias municipales se habilitaron como refugios temporales.
Sin embargo, dijo que los afectados decidieron refugiarse con familiares, no obstante, en Tecamalucan la agencia municipal, la capilla de Nuestra Señora de los Dolores y el salón social, están habilitados para recibir a quienes decidan resguardarse ahí.
En la capilla de Nuestra Señora de los Dolores y en el salón social, se instaló una cocina comunitaria donde se estuvo recibiendo a la población que sufrió por las inundaciones.
Ahí se estuvieron preparando los alimentos; café, pan, arroz, pollo y diferentes guisos se estuvieron repartiendo a las personas afectadas que llegaban.
También en este punto, se atendía a los brigadistas que realizaron labores de limpieza en las diferentes zonas afectadas.
Vecinos que no sufrieron daños por la inundación se solidarizaron y acudían con guisos y bebidas que preparaban en sus domicilios y los entregaron en los comedores comunitarios para ser repartidos.
Desde el centro de mando en la agencia municipal de Tecamalucan, un grupo de mujeres estuvo colaborando en la preparación de alimentos para posteriormente llevarlos a las personas que permanecieron en sus domicilios retirando el lodo y agua qué ingreso a sus viviendas.
De otras comunidades también estuvieron llevando azúcar, frijol, arroz y otros alimentos no perecederos para ser entregados o preparados a las familias que resultaron afectadas por la inundación.
Y es que, debido a los daños, muchas familias perdieron sus estufas, refrigeradores, utensilios de cocina, resultándoles difícil poder preparar sus alimentos.
Por su parte las familias afectadas están en espera de despensas, agua embotellada, ropa, zapatos y otros bienes que puedan servirles.