Busca Joe Biden frenar ’gasolinazo’

Agencias

El presidente Joe Biden pedirá al Congreso que promulgue una exención del impuesto a la gasolina, mientras busca enfriar los precios de los combustibles altísimos de cara al verano.

Esta medida es similar a la aplicada en México con los estímulos otorgados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a combustibles.

Las alzas de precios están hundiendo su popularidad más que cualquier otro problema que afecta a los estadunidenses a sólo unos meses de las elecciones legislativas del 8 de noviembre.

Con una inflación desbocada en el 8.6% —su máximo en 40 años—, la Reserva Federal está aplicando sus mayores subidas de tipos desde 1994, que pueden provocar incluso una recesión.

El margen de maniobra de Biden es muy escaso y su último plan es suspender por tres meses el impuesto sobre la gasolina.

“El Congreso debe hacer lo que pueda para dar a las familias trabajadoras un poco de respiro”, dijo el Presidente desde la Casa Blanca, que ha responsabilizado del grueso de la subida a la guerra de Ucrania.

La medida, que tendría un coste de unos 10 mil millones de dólares, permitiría una rebaja de 18.4 centavos en el precio por galón (de cerca de unos 5 centavos por litro), muy poca cosa en comparación con los aproximadamente dos dólares por galón que ha subido el precio de los combustibles en EU en el último año, pero al menos permitiría a Biden mostrar algo de iniciativa al respecto.

En Estados Unidos, además del impuesto federal, que lleva congelado desde 1993 en 18.4 centavos, se aplican a la gasolina impuestos estatales que encarecen en promedio otros 31 centavos por galón el combustible.