Desafío extremo

Ayer se efectuó la carrera de ciclismo Enduro Urbano La Chayotera 2.0 donde 120 deportistas vencieron los obstáculos en el Cerro del Borrego

Mary Chuy Rodríguez
Diario El Mundo

Orizaba.- Con un trayecto que los puso en aprietos en más de una ocasión y en el que tuvieron que demostrar el gran dominio que tienen arriba de la bicicleta, cerca de 120 deportistas participaron en la carrera de ciclismo Enduro Urbano La Chayotera 2.0.
El certamen se desarrolló ayer por la mañana, teniendo como reto un trayecto de 1.4 kilómetros que fue cumplido por atletas de Xalapa, Tehuacán, Puebla, Ciudad de México, así como de la región.
La aventura de los rides inició con su ascenso en el Teleférico, ya en la cima del Cerro del Borrego, comenzaron con las salidas cronometradas atravesando la vereda con obstáculos naturales, entre los árboles, hasta culminar en la colonia Tlachichilco.
En esta ocasión Rubén Hernández Rojas en la categoría élite varonil con un tiempo de 6 minutos con 13 segundos se colocó como el mejor de la competencia, tras de él llegó Ernesto Axel y Elián González.
En la división de intermedios, Efraín Robles ocupó el lugar de honor, dejando en el segundo sitio a Lázaro Arias y Ricardo Daniel Cambambia en el tercer lugar.
Las damas no se quedaron atrás y nuevamente estuvieron presentes en este extremo desafío, siendo las más veloces María del Carmen Gutiérrez, Claudia Martín y Montserrat Guevara
Al final se realizó la entrega de premios a los tres mejores de cada una de las categorías, agradeciendo por su esfuerzo realizado.

++++++++++++++

Resultados
Intermedia
1. Efraín Robles Fragoso 7:16
2. Lázaro Arias Espejo 7:25
3. Ricardo Daniel Cambambia 7:39

Femenil
1. María del Carmen Gutiérrez 16:15
2. Claudia Martín 21:45
3. Monserrat el Guevara 26:50

Élite
1. Rubén Hernández Rojas 6:03
2. Ernesto Axel Elite 6:37
3. Elian González García 6:46

++++++++++++++

Huellas de la batalla
Por momentos se registró el característico chipi-chipi de la ciudad, que dificultó el tránsito de los deportistas, quienes a su llegada tenían huellas de batalla como raspones llantas ponchadas además de estar totalmente enlodados.