Mejoran sus vidas

Ana De la Luz

El Mundo de Córdoba

La pandemia de covid-19 provocó una larga espera, pero ayer finalmente el niño José Alfredo Velasco Camarillo, gracias a Claypa fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital Covadonga para corregir su problema de labio y paladar fisurado bilateral y ahora está en proceso de recuperación. 

Se trata del tercer hijo de una familia oriunda de Monte Oscuro, a hora y media del municipio de Cosolapa, Oaxaca.

José Alfredo es un niño especial, ya que nació con Síndrome de Down. Su papá Nicolás se dedica a las labores del campo y su mamá Luz María a las del hogar y cuidado de los hijos. 

La llegada de su pequeño fue sorpresiva por sus condiciones de salud, sin embargo, con amor y paciencia esperaron 20 días en la sala de neonatos hasta que se los entregaron. Fue al año ocho meses cuando se enteraron que también tenía un problema cardíaco de comunicación inter auricular. 

Con la nueva noticia, los padres del niño empezaron a buscar ayuda en diferentes instituciones, entre ellas la Secretaría de Salud donde consiguieron que su hijo fuera operado y que se cerrara la comunicación que tenía en el corazón, después de eso se dedicaron a buscar ayuda para poder llevar a cabo la operación de su labio. 

El representante legal de Claypa en Monterrey, el doctor Abelardo Arizpe, señaló que fue a través de una vecina que había sido atendida por el grupo Claypa que los padres de José Alfredo se enteraron que en esta ciudad trabajan con un programa de atención para pacientes con ese problema. 

“Vinieron a esta ciudad y poco a poco se les fue ayudando desde biberones especiales para la alimentación de José Alfredo, con atención dental completa, ya que tenía un problema de caries múltiple hasta que finalmente en el mes de junio de este año en esta campaña número 55 de labio y paladar hendido pudo ser intervenido y su labio fue cerrado”, expresó. 

Ahora sus padres, Nicolás de la Cobos y su esposa Luz María Camarillo Herrera, están muy agradecidos con el grupo Claypa, con especial atención a quienes intervinieron en la operación de José Alfredo. 

“Estamos muy agradecidos con todos y que Dios un día se los va a compensar por su gran corazón y por el gran apoyo moral. Estamos contentos ya que hacen que la gente, muchas familias de escasos recursos también recuperen la alegría al ayudarlos como a nosotros. Estamos felices, nos alegramos  por todos esos bebés de familias pobres y ahora todo va a cambiar para ellos y para nuestro hijo. Les agradecemos de todo corazón. ¡Dios los bendiga!”, dijo ella. 

De Chocamán

Arisbeth Lino Rosales es otra bebé favorecida por el equipo Claypa; con seis meses de edad, la pequeña originaria de Rincón Pintor, del municipio de Chocamán, llegó en brazos de su mamá quien trabaja ayudando a las labores del lugar en una casa de esta ciudad. 

Sus patrones le aconsejaron que aprovechara la campaña de labio y paladar de Claypa.