Insectos, ¡un majar de dioses!

Chapulines, jubiles, escamoles, chicatanas, escamoles, y la lista se extiende a 549 especies de insectos comestibles que forman parte de nuestra dieta y que son un manjar exquisito y exótico

Adriana Estrada
El Mundo de Orizaba

En la región existen una serie de animales e insectos que se han convertido en alimento para el ser humano, aunque no del agrado de todos, pero en su mayoría alcanzan precios altos en su venta debido a su considerado exótico sabor.
Gusanos de maguey, chapulines, chicatanas, escamoles y jumiles forman parte de las especies de insectos que son alimento.
Los insectos forman parte de la alimentación humana desde épocas prehispánicas, de acuerdo al Códice Florentino, escrito por Fray Bernardino de Sahagún, se describen 96 especies de insectos comestibles en ese entonces, mientras que en la actualidad, México cuenta con 549 especies comestibles y es uno de los países más ricos en insectos.
De acuerdo a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural existen aproximadamente mil 681 especies de insectos en todo el mundo que son aptos para la alimentación humana, lo que muestra que México tiene una tercera parte de ellos.
La ingesta de estos insectos suele ser altamente nutritiva y saludable, con un alto contenido de proteínas, grasas, vitaminas, minerales y fibras, que resultan ser un mejor alimento que el res, pollo o puerco.

Algunos de los insectos que se consumen y son típicos de está región, pues es más fácil encontrarlos para comprar son:

Chapulines.
Son insectos utilizados perfectamente como botana, su preparación es de consistencia dorada y se hacen acompañar con chile, limón y sal.
Su consumo es más habitual en Estados como: Oaxaca, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán, Morelos, Puebla, Guerrero, Michoacán, entre otros.
El costo de este insecto es de 35 pesos la medida, aproximadamente 100 gramos, y comúnmente se encuentra en los mercados.

Chicatanas.
Un manjar para los paladares, está especie de hormigas voladoras aparecen con la llegada de las lluvias, justamente a las primeras horas que amanece, concentrandose en espacios iluminados, y aunque cuentan con unas poderosas mandíbulas que podrían provocar una dolorosa mordida, niños y adultos compiten por atraparlas, pues su costo es alto, alcanzando hasta un mil pesos el kilogramo.
El exquisito sabor de las chicatanas se encuentra en su “trasero” que es el que se desprende de su cuerpo, se tuestan y pueden disfrutarse con limón y sal, o chile, o también es muy usado para hacerlo en salsa macha.
Este alimento se consume en diversos países latinoamericanos, pero en especial en el sur de México, y que decir de la región de las Altas Montañas, donde en los meses de agosto y septiembre son muy buscadas para su consumo, además de que son fuente de proteínas y se dice que son afrodisíacas.

Gusano de maguey
El gusano de maguey es salado y crujiente al masticar, aunque son tradicionales de Hidalgo, se pueden encontrar en muchas partes del país.
Conocidos también como “manjar de reyes” son consumidos fritos con mantequilla o aceite de oliva para degustarse en una tortilla, o acompañarse en salsas.
Está especie se desarrolla en las pencas del maguey, debido a su escacez su costo es alto, alcanza los 120 pesos la medida, son ricos en proteínas.

Escamoles
Estos animales son consumidos desde la época prehispánica, y se derivan de la hueva de la hormiga por lo que se considera un alimento de lujo, pues su costo llega a supera los mil pesos por kilogramo.
La palabra escamol proviene del náhuatl “azcatl” que significa hormiga y de “molli” que quiere decir guiso; son de aspecto blanquecino, y su textura es suave, parecido a un arroz cocido que al entrar en contacto con la boca revienta y sale su relleno líquido.
Su producción se da durante los meses de marzo y abril, y los estados donde se tiene mayor presencia es en Tlaxcala e Hidalgo.

Armadillo
No solo los insectos, si no también los animales considerados como exóticos son también parte de la alimentación humana, como el armadillo este roedor también es conocido como el “siete carnes”, pues los comensales dicen sentir su sabor de res, pollo, conejo o puerco.
Esté animal se encuentra en peligro de extensión y por ello su costo es muy alto , se prepara deshuesandolo y friendo la carne, asándola o en un guiso, mientras que el caparazón y la cola se usan de manera medicinal, estas partes del animal se dejan tostar y se usan para diferentes remedios, como en té para aliviar la tos, así como para tratar varices, tratamiento de asma, entre otros remedios.