¡Mensaje presidencial confuso y difuso!

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Por: Alfredo Tress Jiménez

Con lo expresado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador en una de sus conferencias mañaneras en el tema de los médicos fue confuso y difuso, se ha pasado de la polarización entre fifís y chairos, neoliberales contra reformadores o de derecha contra izquierda, entre otros calificativos.

Con el mensaje presidencial confundió a la ciudadanía sobre los profesionistas, en particular a los médicos de profesión, el que se perciba que lo expresado de hacer menos a los médicos mexicanos al traer médicos cubanos, se ha vuelto una percepción de ofensa sin ningún sentido, el decir que nuestro país no dispone de médicos y menos, mucho menos, de alta especialidad, es minimizar la educación superior mexicana en esta materia y sobre todo a los que con un gran esfuerzo buscan realizar una especialidad.

En nuestro país, sí existen médicos suficientes y también existen médico con alta especialidad mexicanas y mexicanos capaces para ser empleados en nuestro país, que no acepten ir a lugares marginados de la mancha urbana y con los mínimos materiales necesarios que en su gran mayoría son inexistentes, es muy diferente a que no existan personas con esta profesión dispuestos y dispuestas a servir a su patria.

Se debe hacer tan solo, poca, muy poca memoria, cuando se atendió la gravedad en el pico más alto de la pandemia de Covid-19, la inmensa mayoría de médicos y enfermeras o enfermeros, sino no es que en su totalidad, fueron mexicanos quienes estuvieron al frente de la primera línea de batalla sin los equipos mínimos necesarios y adecuados, inclusive por ese solo hecho, en su momento, se les condecoró en el Senado de la República, donde se les calificó como héroes y heroínas, inclusive es nuestro país el que registró los decesos más elevados de personas con esta especialidad.

Sin embargo, con esta nueva expresión presidencial no tan solo se está viviendo la peor crisis de seguridad y económica, ahora se le suma la de salud y por lo que se ve está por venir la crisis alimenticia, entre muchas otras.

Desde luego que no se está, ni se estará, en contra de los médicos cubanos o de cualquier otra nacionalidad, en lo que no se coincide es que se enaltezca a otros médicos, minimizando o utilizando la expresión de falta de médicos mexicanos.

En México no tan solo existen profesionistas en esta materia, con reconocimiento internacional, sino al no aprovecharlos, se continúa provocando la tan lamentable fuga de cerebros, en escuelas mexicanas se les prepara y en el extranjero se les aprovecha. De los ingresos que se les ofrece ni de qué hablar.

Con este comentario y acción, ahora se debe comprender el por qué se les han cerrado las puertas a los científicos e investigadores mexicanos, aquellos que realizan investigación o el desaparecer instituciones que promovían la investigación o las becas para prepararse.

Mi comentario lo realizo en virtud de que muchos, me cuento entre ellos, nos preparamos en escuelas pública mexicanas con muchos sacrificios de nuestros padres, somos preparados por maestros y maestras, la gran mayoría mexicanos, al paso que se va de importar médicos, en este caso cubanos, nos pone a pensar que muy pronto estarán importando otro tipo de profesionistas. Debemos recordar aquel dicho que dice: “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon la tuyas a remojar”.

¿Usted qué Opina?

[email protected]