Peligra diversidad biológica en la zona

Roberto Mora Gallardo, titular de la UMA Estación Ambiental Tequecholapa señala muestra región es rica en árboles maderables, razón por la que se encuentran amenazadas la especies y bosques

Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba

Región.- Las Naciones Unidas proclamaron el 22 de mayo como el Día Internacional de la Diversidad Biológica con la finalidad de generar conciencia de los beneficios y problemáticas que amenazan a la naturaleza.

Gracias a la biodiversidad, la vida es posible como la conocemos, con grandes bondades para el desarrollo de la humanidad, sin embargo, la amenaza a la diversidad es constante, por ello es importante generar acciones que permitan su conservación.

Según la Unesco entre los principales factores mundiales que impulsan la pérdida de la diversidad biológica se encuentran el cambio climático, las especies invasoras, la sobreexplotación de los recursos naturales, la contaminación y la urbanización.

En tanto que las actividades humanas contribuyen en la pérdida de la diversidad biológica que ascendió al 75% en el caso de los ecosistemas terrestres.

Ante ello en el día de la Diversidad Biológica es importante valorar todo lo que permite y es un llamado para que las autoridades, las instituciones no gubernamentales y población en general lleven a cabo acciones para su cuidado.

Roberto Mora Gallardo, titular de la Unidad de Manejo Animal (UMA), Estación Ambiental Tequecholapa, ha realizado diferentes estudios  sobre las especies de árboles en la región y de esta manera contribuir acciones de conservación de los bosques y reforestación  principalmente de las especies nativas.

Bondades de la diversidad

Los bosques además de los oxígeno, captación de agua, con la gran diversidad de especies de árboles, permiten beneficios para la humanidad.

Estos van desde su aprovechamiento de los arboles maderables para la fabricación de muebles, casas, carbón, herramientas de trabajo, construcción, fabricación de artesanías, instrumentos musicales, fabricación de ataúdes y embarcaciones, entre otras.

También diferentes especies de árboles son aprovechas para la alimentación, con la generación de frutos, hongos, y otras especies comestibles.

Para la salud las diferentes especies de árboles son esenciales, hojas, cortezas, raíces son aprovechadas para la atención de diferentes enfermedades desde tiempos prehispánicos.

Árboles de la región

Roberto Mora Gallardo comentó que en la región abundan los árboles maderables comerciales, principalmente el cedro (Cedrela Odorata) el más cotizado y comercializado, le sigue el xochicuahuil (Cordia Alliodora) y la caoba (Swietenia).

También hay otras especies de árboles menos comerciales sobre todo en las zonas serranas y diferentes puntos de la región, entre ellos el árbol de mango (Mangifera), que aunque su principal objetivo de siembra es el cultivo de la fruta, ahora también se utiliza para madera.

El nogal (Juglans), otra especie de árbol maderable, el cual es común en la región para diferentes usos.

También existen arboles que pese a sus bondades, no reciben el mismo valor, entre ellos, el árbol Jonote (Heliocarpus), es una especie de árbol que producen un hongo y una larva comestible y produce una madera considerada corriente, no obstante, existe desconocimiento sobre su aprovechamiento o como el Izpepe o Ixpepel (Trema Micrantha), del cual se puede obtener madera, leña, una larva comestible, ademas es utilizado en la herbolaria.

“Son árboles de rapido crecimiento que en 5 o 10 años se pueden ocupar; estos árboles son importantes como fuente ante la crisis alimentaria o para suplir algunas otras maderas costosas o productos de construcción que tienen costos elevados, a diferencia de un Cedro qué a los 30 años es cuando se puede ocupar, además son árboles nativos”.

El árbol Manzanillo (Robinsonela) debido a que es económico, en las zonas urbanas se utiliza en la albañilería para construir andamios o para el colado de lozas.

El Ixcohuite (Leguminosa arborea), el Huanacaxtle (Enterolobium cyclocarpum), el árbol de Mamey (Pouteria sapota), son algunas especies de árboles que se utilizan para la elaboración de casas, ya que en algunas zonas de la región aún es común que las familias vivan en casas de madera y debido a su resistencia, utilizan madera de estos árboles.

Aunque no es muy común su uso y tampoco es considerado un árbol, el bambú está siendo introducido para diferentes usos, es considerado una especie de pasto qué a los cinco años de haber sido plantado ya se puede utilizar para muebles, carbón, viviendas, artesanías, entre otros usos.

Para la elaboración y venta de carbón el árbol de encino (Quercus) es común en esta región, existen de varias especies.

En el área rural e indígena una de las principales actividades económicas es la elaboración y venta de muebles rústicos de madera, para ello comúnmente se utiliza el pino.

Problemáticas

La introducción de otras especies de árboles pone en riesgo a los bosques de la región  ya que estas especies que son introducidas traen consigo plagas, además desplazan a las especies nativas.

El árbol de Encino que comúnmente se utiliza para la elaboración de carbón, esta siendo arrasado.

“Lamentablemente esta práctica ha llevado a qué bosques enteros de Encino se pierdan, sí bien la gente tiene la necesidad de trabajar el carbón, no siembran, árboles de 500 o 100 años se convierten en carbón, sin que sean recuperados con nuevos árboles de esta especie.

Nosotros estuvimos trabajando en la zona de Xoxocotla ofreciendo alternativas para que no arrasarán con su bosque de Encino pero la gente está muy arraigada a sus prácticas, anteriormente se trataba de una extracción en pequeño pero ahora vemos camiones que sacan de carbón de esta zona”.

Es tanta la extracción de pino que comúnmente se utiliza para la elaboración de muebles rústicos, generalmente son pinos jóvenes qué son extraídos de los bosques o parcelas a escasos 10 años de haber sido plantados cuándo generalmente son aprovechables después de los 20 años.

“A los 10 años o a veces más jóvenes ya son cortados estos pinos y es una madera que no va a servir para muebles, se apolilla muy rápido”.

Indicó que a inicios de los años 80s y 90s comenzó del auge de los aserraderos en esta zona qué rápidamente comenzaron a sobreexplotar la zona.

“Lamentablemente algunas árboles se van para maderas muy baratas, tablas que se van a echar a perder muy pronto por no tener la maduración correcta para ser utilizados, se van para la elaboración de muebles rústicos, vemos que los que mas explotan los bosques son los aserraderos  para estibas; para la elaboración de tarimas y contenedores de frutas”.

En riesgo

En peligro crítico de desaparecer se encuentran algunos árboles comunes en nuestra región, entre ellos el encino (Cedrela Odorata) y nogal (Juglans pyriformis) dentro de la Norma 059 que habla de las especies en categoría de riesgo se encuentran estas dos especies.

“Los bosques de Encino necesitan mucho tiempo para su desarrollo, son de lento crecimiento y precisamente debido a qué es lento su crecimiento, la gente no lo siembra, prefieren sembrar otras especies cómo el Pino Pátula, aunque esta especie ha tenido muchos problemas debido a las plagas.

Hablando de las diversas especies aunque no están en la norma tienen mucho riesgo de desaparecer en la zona, como ejemplo tenemos Xoxocotla que recibió cinco mil hectáreas de bosque en 1900 y en el 2010 solo encontramos 200 hectáreas de bosque, hablamos en ese entonces de un 10% de la dotación de bosques que tenían, algunos Encinos tenían alturas de hasta 60 metros y unos 6 metros de diámetro”.

Urgen acciones

de conservación

Al conocer la diversidad en cuanto árboles sus usos y aprovechamiento para la humanidad es importante la implementación de acciones que permitan la conservación de las distintas especies de árboles en esta región.

“Invitamos a la reforestación de las especies nativas que conozcan que árboles existen en sus regiones”.