Crisis en el Yanga habría cobrado vida de bebé

Ana De la Luz 

El Mundo de Córdoba 

La crisis por la que atraviesa el Hospital General de Córdoba Yanga, ante el acoso laboral contra el personal, la falta de especialistas, de insumos y en general la mala administración presuntamente cobró su primera víctima: un bebé.

El recién nacido -cuya familia es de Comapa- presentaba mala oxigenación e infección generalizada y fue enviado por el hospital de Huatusco.

Derivado de la falta de personal especializado y del desabasto de insumos ya denunciado, los trabajadores lamentaron que el bebé sea parte de los daños colaterales que ha dejado como consecuencia el que residentes estén al frente en casos de emergencia. 

“(El bebé) nació con mala oxigenación, lo mandaron de Huatusco porque no tiene pediatras, e ingresa aquí (HGC) y se presentan complicaciones que lo matan; y al no haber médicos (especialistas) en los turnos anteriores (nocturno y matutino)… el director debió valorar y checar… cubrir los turnos faltantes. Fue por falta de insumos y personal especializado; se pudo salvar”, expresaron.   

Se señaló que el neonato presentó sufrimiento por falta de oxígeno. Esto le derivó inflamación en el cerebro, en el corazón y una infección generalizada con desenlace fatal.

Una vez más, El Mundo buscó al director del Hospital, Roberto Carlos García. Sin embargo, a pesar de los fuertes señalamientos, el médico se abstuvo de responder.