Hepatitis otra de las consecuencias del “encierro” por pandemia

Adriana Estrada

El Mundo de Orizaba

Derivado del “encierro” al que fueron sometidos los niños durante dos años por la pandemia y con un retorno a las aulas, son muy vulnerables a contraer el adenovirus de hepatitis.

En la región se ha detectado el brote en la población infantil de síntomas de fiebre, diarrea y vómito, por lo que los padres de familia tienen que estar alertas ante la presencia de enfermedades, declaró el médico pediatra y director de la Facultad de Medicina de la UV, Alejandro Pimentel Domínguez.

“Durante dos años tuvimos a toda la población pediátrica excluida en sus casas, pues si alguien se recluyo realmente fueron los niños y a partir de principios de este año regularmente hemos ido regresando a la normalidad y eso representó un regreso a los espacios educativos y públicos”, apuntó.

Manifestó que los niños tienden mucho a la cualidad de interactuar con acercamiento en juegos o en el aprendizaje, lo que facilita mucho que haya una transmisión con facilidad de algún virus, por lo que el ambiente que se tenía estaba predispuesto a la probabilidad de tener una población susceptible a enfermarse de muchas cosas.

El médico señaló que en la región se está teniendo un brote de diarrea con característica viral con fiebre elevada y vómito que está dando a la población, y que no tiene que ver más que con un medio ambiente cálido que favorece fácilmente el crecimiento de bacterias y de virus, y cercanías entre la gente.

Recordó que existen diferentes tipos de hepatitis, pero la que más se ha dado en la región es el virus de la hepatitis “A”, que ha dado brotes de casos de niños en los municipios de Rafael Delgado y Zongolica, pero que esta enfermedad se puede prevenir con vacunación pues es de temporada; los virus de la hepatitis tienen cualidades enterovirus lo que significa que tienen características de crecimiento intestinal.

Señaló qué el nuevo cuadro de hepatitis es un virus diferente, no a los virus clásicos, sino es un adenovirus que puede replicarse por vía respiratoria pero su sitio de desarrollo es intestinal, este ya está tipificado y clasificado, es de baja contagiosidad por lo que no es para pensar en pandemia, sin embargo la hepatitis es una enfermedad que siempre hay que tener mucho cuidado, pues el riesgo de que el hígado se inflame es que dejé de trabajar y hacer sus funciones, cuándo es la gran fábrica del organismo para procesar la energía de todos los alimentos qué tenemos y de desechar muchas de las sustancias tóxicas que se eliminan o se metabolizan para dejar de tener esa toxicidad, pero si el hígado alcanza un grado de inflamación y falla en su función hay una intoxicación de ciertas sustancias que el organismo tiene y ese fracaso hepático no hay manera de sustituirlo.

Alertó a los padres a estar al pendiente de sus hijos en caso de presentar alguno de los síntomas de la hepatitis, que va desde una fiebre cómo inicio, y debido a que está enfermedad provoca la inflamación del hígado, la bilis fluye más lentamente para su eliminación y esa presencia de la bilis que se acumula hace que la piel tomé un color amarillo, normalmente en los ojos la parte blanca se torna amarilla, que es la característica que más reconoce la gente, así como las evacuaciones pueden ser más claras y la orina puede tornarse a un color de refresco de manzana, producto de que una parte de la bilis se alcanza de eliminar por orina.

Asimismo dijo que disminuye la energía del niño, nuestra apátia por hacer actividades, presenta vómito, está desganado y tiene dolor abdominal; es muy importante tener una higiene correcta del lavado de manos, evitar comer alimentos en la calle, más aun en tiempo de calor, tomar agua potable, cocinar o hervir muy bien los alimentos.