Devasta calor 1 mil ha de café

Antonio Arragán

El Mundo de Córdoba

Región.- El café, considerado un producto de sombra que no soporta altas temperaturas, fue devastado por los calores de los últimos días ya que más de mil hectáreas de cultivo en los municipios de Amatlán, Cuichapa, Omealca y Naranjal, no resistieron el intenso calor y se les cayó la flor que en próximos meses se convertiría en fruto.

Este problema pone en riesgo a la cafeticultura de esta región, que empezaba a recuperarse de plagas y la pasada cosecha había superado los 10 pesos por kilogramo del pergamino, lamentó Salvador Rosales, integrante del Comité del Café en esta región, quien dijo será una temporada complicada.

“Imagínate los limoneros y cañeros ya tuvieron daños por el calor, y el café es un producto de sombra que no puede estar expuesto a  altas temperaturas… esta vez los daños serán cuantiosos, no te puedo decir a cuánto ascienden porque primero hay que ver qué se puede rescatar cuando empiece la época de lluvias”, señaló.

En marzo, los plantíos empiezan a florecer para lo que será la siguiente cosecha; durante abril y mayo se calcula la producción aproximada que se tendrá para la época de cortes, sin embargo esta vez, tras varios recorridos en los municipios mencionados, productores reportan que algunas fincas presentan daño severos, las plantas sin flor y sin hojas derivado del calor.

Las plantas de café son especies delicadas que requieren de sombra de árboles para mantenerse en buenas condiciones, por lo que consideró que no basta con regarlas, debido a que necesitan árboles para cubrirlas del sol y algunos no resistieron y se secaron, por lo que hasta el último corte eran aproximadamente mil hectáreas de plantíos de café dañados por el intenso calor.

++++++++++
Entérate

4

municipios de la región (Amatlán, Cuichapa, Omealca y Naranjal) son los municipios donde tentativamente se perdieron mil hectáreas de café tras la caída de flor a causa de la intensa sequía.

II Productores de café señalan que este fenómeno climático, que dejó daños a las siembras de café, no lo habían registrado desde hace más de 15 años.