¿Ropa de segunda mano? Tres poderosas razones para optar por ella

Como seguramente ya sabes, la industria de la moda es una de las más contaminantes, ya que causa el 10% de las emisiones de gas invernadero a nivel mundial y es el segundo sector que más agua necesita para la producción de prendas.

Y aunque cada vez surgen más iniciativas para que las marcas de moda adopten prácticas más sustentables, la realidad es que esto no es suficiente, por ello en los últimos años la de ropa de segunda mano ha tomado gran relevancia posicionándose como una opción sustentable y sostenible.

¿Cómo funciona?

El reciclaje y la compraventa de ropa usada son dos medidas que cada vez adoptan más personas en el mundo. ¿Por qué no ser tú una de ellas? Y es que tal vez no sabías que de todo nuestro guardarropa solemos usar habitualmente solo una cuarta o quinta parte del mismo.

Por ello, la venta de ropa de segunda mano puede ayudarte a darle rotación a esa ropa que nunca o casi nunca te pones. Existen muchos canales para hacerlo, desde bazares o redes sociales, hasta aplicaciones como GoTrendier, donde además de vender, puedes comprar entre las más de 20 mil prendas que se suben diariamente a la plataforma.

Además, por más sorprendente que te parezca esta nueva forma de consumir moda se está volviendo una verdadera Fashion Revolution que ha contagiado a todo tipo de personajes, incluyendo a la realeza. Así como lo lees, la Condesa de Holanda Eloísa de Orange-Nassau, desde hace algunos años vende algunas de sus prendas en una app de segunda mano ¡Quién lo diría!

Y si todavía tienes tus dudas, aquí te contamos tres poderosas razones para empezar a considerarla:

  • Reduces tu huella ecológica

 Se calcula que por cada prenda de moda usada que se vende, se ahorra hasta 80 por ciento de huella de carbono, relacionada con producción, transportación y logística. Bien dicen que no existe prenda más sustentable que la que ya existe ¡Sácale provecho! 

  • Impulsas la economía circular

Al adquirir ropa de segunda mano contribuimos a una economía circular, pues se reduce tanto la entrada de materiales como la producción de desechos, creando así un ciclo ecológico. Además, diariamente muchas personas obtienen ingresos extras gracias a este tipo de ventas.

  • Es más económico y se democratiza la moda

 Por supuesto, al adquirir piezas de segunda mano, es muy probable que puedas economizar, ya que en ocasiones sus precios pueden ser hasta 70 por ciento más baratos que una prenda nueva. Sin embargo, eso no es todo, pues la segunda mano también te permite acceder a marcas de lujo que tal vez como “nuevas” salían de tu presupuesto volviéndose inalcanzables.

Como verás, la ropa de segunda mano es una opción que no solo puede reunir las “tres B” (bueno, bonito y barato), sino las “tres R”(reutiliza, reduce y recicla), convirtiéndose en una opción ganadora y sostenible para el futuro.