‘Abusan’ de migrantes

Los adultos y menores procedentes de Cuba y Centroamérica señalaron que fueron detenidos a punta de pistola por los uniformados, pese a mostrarles la visa humanitaria otorgada en México

Kar García

Diario El Mundo

Ixtaczoquitlán.- Un grupo de migrantes que se trasladaban en un autobús de servicios turísticos, fue detenido y encañonado por elementos de la Policía Municipal de Ixtaczoquitlán, en la entrada a la ciudad de Orizaba. Los extranjeros denunciaron que los elementos cometieron un abuso, toda vez que mostraron sus visas humanitarias y aún así fueron intervenidos.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 14:30 horas a un costado de la Torre 10, en el libramiento de Escamela, donde los uniformados de Ixtac detuvieron el autobús Mercedes Benz color blanco, marcado con el número económico 004.

En el vehículo eran trasladados 47 migrantes, entre los cuales había 20 menores de edad, principalmente originarios de Cuba, Guatemala y Haití, con dirección a la Ciudad de México.

La detención

De acuerdo a información obtenida, el acoso policial comenzó desde que el autobús pasó la caseta de Fortín de las Flores, donde oficiales a bordo de las patrullas de Ixtac comenzaron a seguir el camión y le cerraron el paso, hasta hacerlos que se detuvieran.

Supuestamente, los municipales obligaron al conductor del autobús a manejar hasta el libramiento de Escamela, donde de manera violenta prohibieron a los migrantes descender del camión, por lo que tuvieron que forcejear con los policías lograron descender de la unidad.

Los migrantes aseguran que los policías subieron al autobús apuntándolos con sus armas de fuego, lo que causó pánico entre los niños y las mujeres.

Ante la irrupción de los policías, los extranjeros mostraron sus visas humanitarias que les entregaron en la ciudad de Tapachula, en Chiapas, desde donde lograron avanzar sin algún problema con las autoridades, a través de los retenes.

Intervienen CNDH

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), así como Fuerza Civil y Guardia Nacional hicieron presencia en el lugar para tomar conocimiento de los hechos y notificar a sus superiores lo acontecido.

Más tarde, representantes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), así como el Instituto Nacional de Migración (INM), llegaron al lugar del altercado para confirmar que los migrantes se trasladan con la visa humanitaria expedida por el gobierno mexicano.

Los extranjeros pidieron ser custodiados por los elementos de la Guardia Nacional hasta llegar a la Ciudad de México.