Amor y pasión por la Educación

Llegó frente a grupo al hacer un favor a un amigo y luego de 31 años y medio, el maestro Balsa ha dedicado su vida a la enseñanza y a inculcar valores y amor por el conocimiento a sus estudiantes

Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba

Ciudad Mendoza.- Desde 1918 cada año el 15 de mayo se celebra en México el Día del Maestro luego de que un grupo de legisladores del Congreso propusiera homenajear al magisterio.

Una vez aprobado el proyecto por el Senado, este fue ratificado por el presidente Venustiano Carranza; el decreto se publicó de manera oficial el 3 de diciembre de 1917 y en mayo del siguiente año se realizó por primera ocasión la conmemoración.

De esta forma se reconoce el esfuerzo entrega y dedicación de los docentes Quiénes tienen la tarea de guiar a sus estudiantes en el mundo del conocimiento y aprendizaje para la formación de nuevas generaciones y ciudadanos de bien.

Forjando alumnos

desde hace 31 años

El ingreso al sistema educativo del maestro Edmundo Balsa fue circunstancial dado que él estaba enfocado en el trabajo de contabilidad.

“En 1988 estaba por irme a Querétaro a trabajar, cuando un compañero qué era maestro me pidió qué le cubriera unas horas en una escuela particular y acepte, partir de ahí me gustó mucho involucrarme en la enseñanza”.

Para ese entonces el maestro, impartía el taller de teatro en Casa de Cultura en Ciudad Mendoza y en Río Blanco, fue ahí que otro maestro conocido su trabajo y lo invitó a impartir clases de teatro en el Colegio de Bachilleres del estado de Veracruz fue así como ingresó al sistema educativo.

Debido a que siempre se ha involucrado en actividades artísticas con grupos culturales, tuvo la oportunidad para impartir artística en el nivel secundaria y fue así cómo comenzó a dar clases en la Escuela Secundaria Esfuerzo Obrero.

Con el tiempo y debido a su dedicación en la docencia, se dio la oportunidad para comenzar a impartir clases en el nivel medio superior en la Escuela de Bachilleres América.

“Ya formando parte del magisterio hice conciencia de la función del docente, qué es una actividad de mucha responsabilidad; he tratado de forjarme una vocación, con el peso de la responsabilidad de qué de nosotros depende la motivación de los jóvenes para que adquieran el conocimiento, por eso es importante poner mucho interés en el trabajo”.

En sus 31 años y medio como docente se ha dedicado a impartir las materias de contabilidad, economía, administración, matemáticas, artísticas y teatro.

Es jubilado del subsistema de Cobaev pero continúa impartiendo clases en escuelas de Bachilleres América y en la escuela Esfuerzo Obrero Vespertina.

“He tenido la fortuna de encontrar a mis ex alumnos qué agradecen el conocimiento, el trato que recibieron de mi parte mientras estuvieron en alguna de mis clases; ser maestro es una actividad muy bonita, un tanto complicada, implica un gran reto pero tiene grandes satisfacciones, hay momentos que siente uno impotencia de cómo lograr que los alumnos aprendan lo más que puedan”.

Clases prácticas

Para diseñar su clase de acuerdo al tema, consulta libros y apuntes para desarrollar la clase con ejercicios prácticos y fáciles que permitan a los alumnos comprender las matemáticas y no sientan aversión por esa materia.

“Trato de hacer la clase lo más práctica posible, lo menos complicada, y que ellos descubren qué son capaces de poder resolver los problemas”.

Un buen maestro:

alumnos y padres

En un ejercicio realizado con alumnos y padres de familia de la escuela Esfuerzo Obrero vespertina y bachilleres América, consideraron al maestro Edmundo Balsa como uno de sus mejores docentes, por la dedicación que muestra, por la manera de impartir clases, por que sus clases son amenas, y porque es un docente con amplió conocimiento.

“Considero que cumplo con mi función como docente, a mis alumnos les exijo y hago en ellos consciencia de qué tienen ante su familia el compromiso al estudiantes, trato de despertar les el interés de que vayan adquirir conocimiento para su formación y no solo se conforman con la calificación; yo no me puedo evaluar sobre si soy un buen maestro, para mí es muy satisfactorio qué los alumnos y los padres de familia me hagan comentarios y me consideren un buen maestro, claro que también hay alumnos a los que no les caigo bien por la forma en la que les exijo”.

Indicó que es primordial el respeto y saber relacionarse con los alumnos, siempre manteniendo la esencia entre maestro y alumno.

“A mis alumnos siempre trato de inculcarles valores familiares, sociales y de tener la relación entre maestro y joven, escuchando y comprendiendo sus problemas para intentar orientarlos en sus situaciones y problemáticas que presentan cómo adolescentes o jóvenes para contribuir en su formación de proyecto de vida”.

Motivación

para el futuro

Se ha enfocado en siempre motivar a sus alumnos para que piensen en su futuro y a lo que se quieren dedicar cuando sean mayores.

“La idea es que se vayan formando esa idea o esa ambición de que quieran ser alguien en la vida, alguien util en la sociedad.

Los motivo para que en clase siempre participen en clase y vayan descubriendo qué quieren ser de grandes y para mí es un gusto encontrármelos y que me digan que se dedican a lo que me platicaban, es muy satisfactorio, es un gusto colaborar en que sean las personas de bien y que hayan realizado sus sueños”.