Músculos y armonía

El fisicoculturismo es una deporte que va más allá de grandes músculos, estos atletas se rigen baje un estricto régimen de alimentación y disciplina

Mary Chuy Rodríguez

El Mundo de Orizaba

En los últimos años, el fisicoculturismo ha estado en pleno auge y cada vez hay más atletas practicando este deporte. El aumento se ha visto marcado también con la presencia de mujeres, quienes sin quedarse atrás muestran gran disciplina a la hora de subir a la tarima.

El fisicoculturismo es un deporte que requiere de preparación basada en la realización de intensos ejercicios, cuyo fin es la obtención de una musculatura definida y fuerte, así como mantener la mayor definición junto con simetría posible de la misma.

El entrenamiento de los deportistas es personalizado de acuerdo a lo que cada uno desee lograr. Otro componente importante y el más exigente de todos es la alimentación.

Los fisicoculturistas poseen varias características y cualidades que son estrictas para poder subir a la tarima, entre ellas: disciplina, dedicación, esfuerzo, consistencia, concentración, valor, orgullo, finalidad, etc.; pero sobre todo, amor a este deporte tan exigente.

Competencias

Las competencias se llevan a cabo en escenarios no deportivos tipo auditorio, los cuales se adaptan para el desarrollo de las competencias, requiriéndose como mínimo, un escenario, un área para jueces (frente al escenario), un área de espectadores y un ambiente de antesala para la preparación de los deportistas.

Este deporte se divide en dos pruebas: las poses obligatorias y las poses libres.

En la prueba de poses obligatorias, son importantes la silueta general y la forma de los distintos grupos musculares. Los jueces deben favorecer a los competidores con físicos armoniosos y clásicos, buscando también buena postura, disposición atlética y estructura armónica correcta.

Además, buen tono de la piel sin manchas, acné o tatuajes, que son considerados por los jueces como defectos cutáneos, cabellos bien arreglados, pies y dedos bien formados.

El atleta tiene que demostrar su musculatura y convencer al público, a los jueces de que es el mejor cuerpo de todos.