Desfile del 5 de mayo, con civismo y alegría

El Alcalde y Cabildo encabezaron la ceremonia y desfile del 160 Aniversario de la Batalla de Puebla; participan más de 9 mil alumnos

Adriana Estrada

El Mundo de Orizaba

Entre cubrebocas que dejaban ver la sonrisa de emoción de los estudiantes, es como se vivió este jueves el desfile conmemorativo del 5 de mayo en las calles de Orizaba, sin duda un evento muy esperado por muchos, pues “inundaron” la calle Colón para ver pasar a los contingentes de alumnos, que sin importar el sol agobiante que se dejó sentir, lucieron sus uniformes, acrobacias y tablas rítmicas que prepararon junto con sus maestros para esta ocasión.

El reloj marcó exactamente las 10 de la mañana cuando el Cabildo en Pleno, el Presidente del DIF municipal de Orizaba y el teniente Erasmo Gonzalez Ortiz, se pusieron en firmes en la explanada central de la Alameda Francisco Gabilondo Soler, para rendir honores a la enseña nacional que fue resguardada por la escolta del 12o. cuerpo de Infantería de Defensa Rurales.

Este día y con la conmemoración de los 160 años de la Batalla de Puebla, el himno nacional se escuchó con más fuerza, muestra del civismo que caracteriza a todos los mexicanos, en un acto de mucha emoción y respeto, mientras las banderas de las escuelas participantes se concentraron en la explanada, y tras concluir los honores se formaron para iniciar el desfile conmemorativo.

Las autoridades municipales se encaminaron para encabezar esta marcha que partió de la Alameda para pasar por la calle Colón donde cientos de orizabeños disfrutaron de este tan esperado desfile en las banquetas o desde sus terrazas, a su paso, el alcalde Juan Manuel Diez Francos y su comuna fueron saludando a las personas que los aplaudían.

Desde hace dos años no se escuchaba en la ciudad el sonido de una banda de guerra o del ritmo de una marching band, pues la pandemia impidió todos estos eventos, pero este jueves fue diferente, por fin se pudieron escuchar los tambores y las trompetas que marcan el paso redoblado de las escoltas.

La gente que admiraba el paso de los contingentes debían hablar más fuerte, pues el ruido de las bandas de guerra fue sobresaliente.

La primera escuela que salió justo atrás del Cabildo fue la Escuela Primaria Federal Abelardo L. Rodríguez del turno vespertino, que en años anteriores no había participado, pero los ánimos de los alumnos, maestros y padres orillaron al director Ángel Francisco Hernández, a inscribir a la escuela y participar por primera vez en este importante acto.

Los contingentes se enfilaron sobre Sur 3, para retornar a la Alameda sobre Oriente 2; al llegar al Puente Bicentenario, el Cabildo decidió que ahora ellos aplaudirían a los contingentes desde ese balcón, donde se puede disfrutar del mural de José Clemente Orozco; los ediles agradecieron la participación de las 38 escuelas y más de 9 mil estudiantes que alegres marcharon por las calles centrales de Orizaba.

En la marcha hubo burritos y caballos de cartón, que niños “cabalgaban” emocionadamente, pero también se enfiló un burro de verdad, que se robó parte de las miradas en el desfile, pero eso no fue todo, pues las pirámides humanas de alumnos arrancó fuertes aplausos de los asistentes, los trajes típicos, pelotas, círculos de colores, listones, entre otras cosas, también volvieron a las calles para diversión de los ciudadanos con sus figuras armadas por los alumnos, en el aire.

Y como ya es costumbre, y haciendo honor a la ciudad más limpia, los trabajadores de Limpia Pública cerraron este desfile barriendo la calle por dónde pasaron los contingentes, así como unidades de Protección Civil y Tránsito, se robaron los aplausos de las personas.