Abrirán nuevos casinos en Baja California y Tamaulipas

Tras descender la tasa de positivos por COVID-19 a un 8.81 % en la última semana de abril, la economía mexicana muestra síntomas de recuperación. Algunas empresas ya se preparan para realizar nuevas inversiones.

Uno de los sectores que está mostrando una mayor recuperación es el del juego. Esta rehabilitación se debe, en parte, a que varios estados permitieron a los casinos reabrir con su aforo completo. La evidencia de esta recuperación está en la apertura de nuevas salas de juego, específicamente en los estados de Baja California y Tamaulipas.

Ciudad Victoria, capital de Tamaulipas, será la casa de dos nuevos casinos. Así lo anuncio la Secretaría de Desarrollo Económico y Turismo de la cuidad. Según la institución, la construcción de ambos establecimientos se encuentra en una etapa avanzada.

Por su parte, la Alcaldía de Mexicali, capital del estado de Baja California, compartió la noticia de que el Bario La Chinesa será la ciudad con el otro nuevo casino.

El sector continuará creciendo en los próximos años

La afición por el juego y las apuestas se encuentra arraigada y con una gran tradición en el país. Así lo reveló una encuesta realizada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el año 2016.

Dicho estudio dictó que el 48,3% de los mexicanos preguntados habían jugado algún juego de azar a lo largo del año. Además, un 25% acostumbra apostar una vez al mes.

Y estos datos tienen visos de aumentar. Cada vez hay más casinos en línea y los que ya llevan un tiempo en el mercado declaran que han registrado un aumento en su tráfico. Hay sitios web como https://www.onlinecasino.mx/ en los que se puede ver la cantidad de operadores activos en México en la actualidad.

Además, según un estudio llevado a cabo por la empresa Reaserch and Markert, se espera que para el final del año 2026 el sector del juego en México haya ido creciendo a un ritmo anual del 33%.

A la espera de una regulación para los juegos en línea

Según la revista Forbes, las apuestas y casinos online mueven en México unos 2.000 millones de dólares al año. Y es un país en donde aproximadamente el 80% de la población tiene acceso a un dispositivo móvil con Internet. Esto coloca a México en una posición privilegiada en el mapa de la industria mundial de juegos en línea. Los operadores más importantes de la industria quieren asegurarse de que consiguen un hueco en el mercado.

En el país no existe una legislación específica que regule el juego en línea. Muchas de las empresas dueñas de las plataformas se encuentran en otros países, no declaran sus ganancias y no pagan impuestos derivados de estas en México.

Esto se debe a que los servicios de juego en línea no se encuentran expresamente controlados por la Ley Federal de Juegos y Sorteos de 1947, lo que deja al sector en una zona gris. Además de no recaudarse impuestos, los jugadores no tienen ningún organismo que los proteja en caso de que algún operador de juego actúe de manera deshonesta con ellos.