Antes de perder la batalla del 5 de Mayo, el ejército francés saqueó la ciudad de Tehuacán

Juan Manuel Gámez Andrade*

Tratando de seguir aportando a nuestra historia local, les comparto un episodio poco conocido, ocurrido previo a la Batalla del 5 de Mayo de 1862, en la que se vio involucrada nuestra ciudad:

Después del rompimiento de los Tratados de la Soledad las tropas francesas comenzaron a llegar a Tehuacán, que fue elegido no al azar, sino por su “benigno clima”; estableciendo sus campamentos en la prolongación de la calle del Mesón de San Francisco, terrenos que hoy ocupan la estación del ferrocarril y lo que fue Aguas de Tehuacán.

Tomada del muro de Juan Manuel Gámez Andrade.

Una vez instalado el ejército francés, se suscitó un hecho que trascendió en la historia nacional, por la gravedad del mismo; sucedió que entre sus filas “venían argelinos y cazadores de África, que eran soldados indisciplinados y sin escrúpulos de ninguna clase, que se dedicaron a saquear la ciudad de Tehuacán”, publicó un periódico capitalino.

Y efectivamente, el 95º de Línea compuesto por varios argelinos, una vez que acamparon aquí, se dedicaron al saqueo de las principales casas de comercio, como las de don José Vicente Esperón, doña Josefa Espino, Diego González; Estos individuos actuaron representando al Ejército de Francia. A pesar de las fuertes pérdidas económicas, no se reportaron bajas civiles.

También se suscitó otro incidente, cuando unos soldados compraban frutas en el mercado, que entonces ocupaba el hoy parque Juárez, y uno de ellos quiso pagar menos del valor de un melón en el puesto de una humilde señora, por lo que se generó una trifulca que estuvo a punto de llegar a tragedia, de no haber sido por la valerosa intervención de un valiente tehuacanero llamado José María Moreno, que era más conocido como el ranchero, quien enfrentó los enfrentó y apaciguó los ánimos.

Los franceses estuvieron en Tehuacán 19 días, y aquí murieron siete de ellos a causa de diferentes enfermedades.

El triunfo del Ejército de Oriente al mando del General Zaragoza sobre el enemigo francés fue celebrado con júbilo por muchos tehuacaneros, por considerar que, además de haber derrotado al invasor, se había hecho justicia por los deleznables hechos que habían cometido contra esta ciudad.

*Cronista oficial de Tehuacán

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz