Rosa y David para toda la vida

Recientemente, cumplieron 43 años de casados y a pesar de las dificultades que han tenido a lo largo de este tiempo, el amor, la unión, la confianza, el diálogo y la comprensión han sido sus claves para seguir

 

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

 

Rosa y David son un matrimonio que se casaron para toda la vida; recientemente cumplieron 43 años de casados y a pesar de las dificultades que han tenido a lo largo de este tiempo, el amor, la unión, la confianza, el diálogo y la comprensión han sido indispensables para afrontar esos momentos difíciles.

Su historia comenzó hace más de 43 años, se conocieron, se enamoraron, se hicieron novios… en ese entonces, se acostumbraba, si la familia no accedía al matrimonio, que el joven se robara a la novia, así sucedió con ellos.

Convencidos de que querían formar una familia, y ante la negativa de la familia de Rosa, David se la “robó”, se fueron con la familia de él. A los pocos meses, se casaron por el civil y a los dos años, por la iglesia.

Cuando la familia de Rosa vio que las intenciones de David eran serias y verdaderamente habían formado una familia, lo aceptaron.

David Juárez y Rosalina Silva hoy tienen una familia muy unida, tiene seis hijos (cuatro mujeres y dos hombres), 16 nietos y un bisnieto.

Han formado una familia y aunque no todos están juntos, son muy unidos y cuentan los unos con los otros, aun en la distancia, han aprendido a salir adelante ante los problemas o adversidades que se lleguen a presentar.

En estos 43 años de matrimonio, cuenta Rosa, no ha sido fácil; han enfrentado muchas dificultades como cualquier familia, pero ella junto con su esposo siempre han tomado decisiones en conjunto, que sean de bien para todos. La base de su matrimonio es la unión, el amor, el compromiso, la comprensión, la confianza y el diálogo.

Rosa recuerda que al inicio de su relación, se veían a escondidas; tenían planes de boda, pero la familia de ella se opuso, y decidieron irse juntos para poder formar su propia familia.

David nunca imaginó que su matrimonio fuera tan largo, sin embargo, hoy agradece que así sea, que a lo largo de todo este tiempo su esposa haya estado a su lado para apoyarlo y hacerse cargo de su familia.

 

Acompañados

Rosa sí pensó que su matrimonio debería ser para toda la vida, por eso ha decidido acompañar a su esposo en todas sus decisiones.

Hoy ver a sus hijos grandes, con sus trabajos y sus familias, ver crecer a sus nietos y ahora el bisnieto, se da cuenta que en todo momento ha valido la pena formar esta esta familia, porque cada uno de sus integrantes son muy especiales y juntos, todos son muy unidos y se apoyan unos a otros.

No hay fórmula mágica para mantener su matrimonio durante todo este tiempo, es más bien, dicen, tener un proyecto de vida juntos, tenerse confianza y contarse todo, por mínimo que pudiera ser; tomar decisiones en conjunto.

Rosa recuerda que uno de los momentos más difíciles de su matrimonio es cuando don David de enfermó, y tuvo que salir de incapacidad y posteriormente de pensión de una empresa cementera de la zona. Cuando David se accidenta en su trabajo, ya con hijos, ella tuvo que ponerse a trabajar para llevar el sustento a su casa, mientras su esposo se quedó a cargo de los quehaceres y el cuidado de los hijos.

Posteriormente David tuvo que salir pensionado por accidente laboral y la situación económica siguió siendo difícil para la familia; cuando David se repuso, se fue a la Ciudad de México a trabajar, ahora Rosa se quedó a cargo de su casa, pero también trabajaba.

Aun cuando estaban lejos el uno del otro, David venía periódicamente a ver a sus hijos o bien, Rosa iba con los niños a verlo; siempre hubo confianza el uno en el otros y también mucha comunicación, lo que hizo que pudieran salir adelante en esos primeros años de su matrimonio.

A Rosa le hacían referencia de que su esposo era bien portado, que trabajaba y que era una persona atenta, respetuosa y responsable. Cuando ella trabajaba también en la ciudad de México en una cocina económica, su esposo iba por ella y le ayudaba a lavar las ollas para que pudiera salir más rápido.

 

Los acuerdos

Don David señala que han logrado superar todo este tiempo con sacrificios que han hecho como pareja, pero más que nada con unión y con acuerdos mutuos, eso les ha ayudado a vencer muchos problemas, desde los económicos.

Además del nacimiento de sus hijos, uno de los momentos más agradables de su matrimonio, cuenta don David, es cuando sus hijos estaban pequeños y salían con todos ellos a comer fuera o a pasear.

“Todos estaban chiquitos, una señora me decía que tenía mi kínder, pero mis niños eran bien quietos, les comprábamos una paleta a cada quien y ellos estaban bien sentaditos, íbamos a cualquier fiesta y siempre bien ordenaditos; fueron momentos que disfrutamos con ellos, y ahora ellos nos agradecen porque dicen que nunca los dejamos sin comer, sin vestir, les dimos mucho amor y nunca les faltó nada”, dice Rosa al señalar que esos son de los momentos más felices de su matrimonio.

Como padres, pero también como personas que han logrado mantener su matrimonio por más de 43 años, Rosa y David aconsejan a sus hijos para que en sus matrimonios, privilegien el diálogo, el respeto, la unión, las decisiones compartidas.

 

 

 

Los consejos

Hoy en día, los matrimonios duran muy poco; ellos mismos, con uno de sus hijos, lo han vivido, pues a los dos años y medio se separó. A pesar de que trató de aconsejar a la pareja, decidieron separarse y se respetó esa decisión.

Ante estos tiempos en donde los matrimonios duran muy poco tiempo, “les aconsejo que platiquen entre los dos, ante cualquier problema que tengan en su matrimonio, o que tenga él o ella, se platiquen; que por muy difíciles que tengan los problemas, se comprendan; y más si tienen niños, para que no sufran sus hijos, es que se comprendan, que se respeten, que se olviden de los celos”.

Don David señala que antes de tomar la decisión de casarse, la pareja debe pensarlo bien, tomar la decisión en conjunto y entender que el matrimonio no es para un mes o un año, es un proyecto de vida en conjunto para toda la vida.

A muchas parejas jóvenes les hace falta tener un proyecto en común para toda la vida, les hace falta analizar la responsabilidad que van a adquirir, pero también les hace falta ser tolerantes y mantener la confianza.

Hace unos días, Rosa y David celebraron sus 43 años de matrimonio, los hijos que están cerca estuvieron presentes, y los que están trabajando lejos, también se hicieron presentes con la tecnología; hoy ellos desean, que las parejas jóvenes también puedan mantener sus familias unidad durante mucho tiempo.