Antonio y Guillermina, amor constante

Antonio y Guillermina son un matrimonio próximo a cumplir 50 años de casados, tienen 3 hijos, 7 nietos y 4 bisnietos; la comunicación ha sido la clave de su unión

Aylin R. Jiménez
El Mundo de Orizaba

El matrimonio es considerado una de las instituciones sociales más sólidas y aceptadas culturalmente, que establece un vínculo conyugal entre dos personas, creando un lazo de parentesco. Es reconocido y consolidado por normas legales, prácticas comunitarias, religiosas y morales.
En otras palabras, es la unión voluntaria, libre de vicios, de un hombre y una mujer para realizar la comunidad de vida, en la que ambos se procuran respeto, igualdad, asistencia y ayuda mutua, pudiendo o no procrear hijos.
Actualmente, existen dos formas de matrimonio: civil (regido por las leyes del Estado, que contemplan derechos, deberes y requisitos) y religioso (de acuerdo a las normas y costumbres de la religión bajo la cual se celebra).

¿Ya no?
Para formar un compromiso de pareja es necesario entender que van a haber cosas buenas y cosas malas que deben trabajarse entre los dos.
Hay que entender el matrimonio como un proceso, es decir, que es algo que se va construyendo. No es algo que de la noche a la mañana suceda. Últimamente, las personas tienen la idea de la inmediatez. Actualmente, creen que todo tiene que ser rápido, que las parejas se consiguen en poco tiempo, y así no es.
Las malas condiciones laborales y económicas, aunadas al contexto social en donde la incertidumbre es una constante, ha provocado que la idealización del matrimonio con hijos y una casa vaya desapareciendo, provocando que los jóvenes prefieren no casarse.

Una historia que inspira
Antonio y Guillermina son un matrimonio próximo a cumplir 50 años de casados, tienen 3 hijos, 7 nietos y 4 bisnietos, a lo largo de los años como todos los matrimonios han atravesado una serie de problemas, pero para ellos lo importante ha sido que siempre han sabido cómo salir adelante.
“No es algo fácil, pero cuando uno quiere a su pareja siempre se busca la manera de arreglar las cosas, la comunicación es algo muy relevante para que un matrimonio funcione”, mencionó Guillermina.
El 13 de septiembre cumplirán sus bodas de oro y esperan poder celebrarlo al lado de toda su familia.
“Primero Dios haremos una comidita o algo para celebrarlo, celebramos las de plata que son los 25 años, pero ahorita ya es diferente, ya nuestros nietos estarán en las de oro con sus hijos, la verdad nos sentimos muy contentos y agradecidos con la vida por poder seguir juntos”, expresó Antonio.
Guillermina compartió que han pasado muchas experiencias juntos que para ellos sería difícil elegir solo una pero qué tanto de las buenas como de las malas siempre están agradecidos pues de las malas experiencias o vivencias se aprenden y se fortalece la relación.
Compartieron que cuando les toca enfrentar algún problema u obstáculo siempre tratan de hablar antes de actuar pues en ocasiones se dicen cosas sin pensar que pueden lastimarse uno al otro.
“Como ya te mencionamos nosotros consideramos que el hablar o la comunicación es algo fundamental para un buen matrimonio, otra de las cosas es conocerse bien, saber lo que le gusta a la otra persona, comida, música, películas, eso también fortalece mucho”, mencionó Guillermina.
Agregaron que lo único que podían aconsejar a los jóvenes matrimonios es que no se rindan, que los primeros años siempre son los más difíciles pero que con la ayuda de Dios siempre se puede salir adelante.
“Ahorita es difícil que los jóvenes se quieran casar, he visto que le corren mucho al matrimonio, lo veo con mis nietos pero yo espero que tarde o temprano se animen y quieran vivir esta etapa de la vida que es muy bonita”, finalizó la feliz pareja.

TABLA
LOS 14 SECRETOS PARA UN MATRIMONIO FELIZ

1) Confianza: Una de las bases para un buen matrimonio es tener confianza en el otro. Esto no significa aceptar todo ciegamente pero sí saber que podemos contar con nuestra pareja cuando la necesitamos. También debemos tener en cuenta que la confianza es algo que se construye y un paso en falso puede tirar abajo el trabajo realizado durante años.

2) Lealtad: La lealtad en la pareja está asociado a la fidelidad, pero también implica ser honestos con lo que nos gusta o no. Si quieren tener un matrimonio feliz es necesario que sean leales a la pareja y a lo que representa para ustedes.

3) Respeto mutuo: El respeto es otro pilar fundamental para lograr un matrimonio feliz. Ya que es uno de los valores más importantes dentro de la pareja: levantar la voz o agredir son actitudes que hieren al otro y, por lo tanto, al matrimonio también.

4) Aceptar cambios: Hay veces que la vida los puede sorprender de la manera menos pensada. Poder aceptar cambios, saber adaptarse a nuevas situaciones es una gran virtud para cualquier pareja.

5) Mantengan la independencia: Si bien son un equipo, es muy bueno que cada uno tenga sus intereses particulares o que puedan pasar tiempo a solas con amigos y familiares. De esta forma, cada uno podrá mantener sus individualidades.

6) Tener un amplio abanico de charlas: La comunicación es una de las bases de la pareja. Saber que pueden hablar de cualquier cosa que les moleste o les guste es un gran punto a favor. También es muy lindo poder compartir sus opiniones sobre música, cine, series o lo que sea que disfruten, saliendo de los temas diarios del trabajo o de los problemas hogareños.

7) Afecto mutuo: Una gran forma de mantener un matrimonio feliz es demostrándole a la otra persona lo que sentimos. La monotonía de la vida cotidiana puede hacer que las demostraciones de cariño queden rezagadas. Aprovechen para ver una película abrazados o acariciar la mano del otro mientras esperan la cena en un restaurante.

8) No a los reproches: No guarden reproches o rencores viejos. Esto solo les hará mal y dañará a la pareja con asuntos viejos. Lo mejor que pueden hacer ante un problema es resolverlo en el momento antes de que se haga más grande y ambos terminan enojados.

9) Tolerancia: Ambos en la pareja cargan con el peso de los problemas familiares, laborales o cotidianos. Sean tolerantes, escuchen y acompañen a su compañero/a cuando necesita descargar los problemas que tuvo a lo largo del día.

10) Tengan sueños en conjunto: Es importante para la pareja que tengan intereses en conjunto y que puedan compartir. Puede ser algo cotidiano como salir todos los días a caminar o algo más particular, como ir al recital de una banda que les guste o algo más grande como conseguir su propio hogar.

11) Trabajo en equipo: Cualquiera sea el plan que tengan para su pareja, deberán trabajar en equipo para poder lograrlo. Quizás sea conseguir su casa o ampliar la familia, uno solo no podrá hacer todo solo. Este es un trabajo que deben realizar los dos si realmente quieren lograrlo.

12) Sorprende a tu pareja: Es lindo que de vez en cuando tu pareja te sorprenda con un ramo de flores, una merienda o una romántica cena en pareja. Los pequeños gestos son los que mantienen a la pareja unida y evitan caer en el aburrimiento de la monotonía.

13) Saber pedir perdón: Las discusiones suelen suceder en las parejas, pero es importante saber disculparse cuando uno está equivocado o hizo algo que incomodó o enojo a la otra persona. Saber pedir perdón es el primer paso para poder resolver cualquier inconveniente.

14) 14. Evitar la monotonía: Es normal caer en la monotonía cuando se tiene una rutina ajustada. Pero eso no quiere decir que no puedan darse un gustito de vez en cuando: salir a comer un helado un viernes por la tarde, hacer un picnic un sábado en la plaza o ir al cine de vez en cuando son algunas ideas simples para romper la monotonía del día a día.