El mejor libro en 125 años

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Gino Raúl De Gasperín Gasperín

Según el periódico norteamericano The New York Times, después de hacer una encuesta entre los lectores de su revista Book Review al conmemorarse su aniversario 125, Matar a un ruiseñor, de Harper Lee, fue el libro elegido como el mejor de los últimos 125 años. La lista de los 25 libros más nominados surgió de un total de más de 200.000 votos. El ganador, por un estrecho margen, fue la novela de Harper Lee. Los cinco primeros libros son: Matar a un ruiseñor, de Harper Lee, El señor de los anillos, de J. R. R. Tolkien, 1984, de George Orwell, Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez y Beloved, de Toni Morrison (https://wmagazin.com/08/01/2022)

Sorprende un poco ese resultado. Un poco porque bien sabemos, los que no adoramos becerros de oro, que los norteamericanos, en general y perdónese la falacia, no son lectores de grandes vuelos. El público, en general, es voraz lector de aquellas “Selecciones de Reader’s Digest”, que les vende en gotas la cultura indispensable y les redacta en diez páginas Los miserables, La Ilíada, El Quijote y otras muchas cosas más.

Sorprende que en esa simpática lista de los cinco “ganadores” esté El señor de los anillos (obrita que, con el permiso y perdón de sus aficionados, no aporta más que una paranoica idea de magia y poder). No sorprende la inclusión de Cien años de soledad, ni de 1984, por su indiscutible calidad literaria y de pensamiento. De Believed no puedo decir nada porque de Toni Morrison, Nobel de 1993, solo leí Una bendición. En esta se narra una buena historia del siglo XVII en la que “El mundo entero parece a punto de ser inventado por la mano del colono blanco, que se mueve entre los prejuicios y el afán de conseguir bienes materiales: todo, o casi todo, puede comprarse o venderse”, según el resumen del libro publicado por Debolsillo.

Entiendo que no se haya escogido este, pues eso de que el hombre norteamericano está a punto de inventar el mundo entero y de que “se mueve entre los prejuicios y el afán de conseguir bienes materiales: todo, o casi todo, puede comprarse o venderse” resulta bastante sabido y fuerte para que ahora lo incluyan en su maravillosa lista de los mejores libros en más de un centenar de años. También esto explica por qué no apareció en esa feliz quíntupla Las uvas de la ira, de Steinkeck, también Nobel y también norteamericano, pero tan fiero en su crítica del sistema de ese país que no gusta mucho de ser proclamado en ninguna lista de triunfadores.

No sabemos cuáles son los otros veinte libros finalistas. Extraña, eso sí, que entre los primeros cinco haya unos tremendos huecos y omisiones: ¿dónde están, por ejemplo, el Ensayo sobre la ceguera, de Saramago; El señor de las moscas, de Goldin,  El lector de Julio Verne, de Almudena Grandes; Canta la hierba, de Lessing; Hombre lento y Esperando a los bárbaros, de Coetze; El pez dorado, de Le Clézio; Nunca me abandones, de Ishiguro; Las baladas del ajo y Sorgo rojo, de Mo Yang; El libro de un hombre solo, de Gao Xingjian; Demian y El lobo estepario, de Herman Hesse; Paraíso reclamado, de Halldór Laxness, La peste, de Albert Camus; La guerra del fin del mundo, de Vargas Llosa; Hijos de nuestro barrio, de Naguib Mahfus y La pianista, de Jelinek? Solo para mencionar algunos títulos de algunos autores y, todos, Premio Nobel, a excepción de Almudena a quien le quedaron a deber por lo menos el Premio Cervantes.

Se revela que esta lista no es de autores ni de obras que sean de las preferencias norteamericanas. En eso debe tener que ver no la calidad literaria sino los temas y formas en que fueron tratados, no muy de sus peculiares simpatías. Además, se revela que las encuestas acompañan a las tres más grandes mentiras jamás inventadas: el “último” trago en una cantina, la declaración patrimonial de los políticos y las estadísticas…

El libro colocado en primerísimo lugar ¡vaya que recibió tremendo honor al ocupar ese sitio, pues fueron 25 finalistas entre más de 1 300 libros nominados! Y se habla del “mejor libro” de los últimos ¡125 años!…

No es momento para comentar Matar un ruiseñor, pues la cantidad de palabras disponibles no lo permite, pero sí es oportuno decir que es un libro que, por coincidencia, acabo de leer en la semana en que se dieron los resultados de la mencionada encuesta. Varias veces lo tuve en mis manos al turistear por alguna librería. Todas las veces lo dejé al optar por alguna otra obra que se me insinuó más provocativa… Pero al fin la leí y merece un comentario aparte.

grdgglive.com.mx