Los retos en la educación

La pandemia y la reforma educativa son dos temas que maestros, los alumnos y padres conocen, pero que difícilmente pueden enfrentar; la brecha educacional está abierta

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

La pandemia del Covid-19 puso a prueba la calidad educativa del país, se agudizó la brecha en entre la calidad de educación que se recibe en el sistema particular y público, así como en zona urbanas y rurales.

Hoy en día, la educación enfrenta un reto, mismo que es absorbido por los maestros, los alumnos y padres de familia, pero que está lejos de los objetivos de las autoridades gubernamentales, señala el maestro investigador, Agustín García Márquez.

La falta de estrategias para garantizar la inclusión educativa y los efectos de la pandemia provocaron que en 2021, 15.7 millones de mexicanos en edad de estudiar no se inscribieran en su nivel educativo correspondiente.

De acuerdo a datos del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, en la Reforma Educativa de 2019, la educación inicial se integró dentro de la educación obligatoria junto con los niveles preescolar, primaria, secundaria y media superior. También se estableció la obligatoriedad de la educación superior, entendida como la obligación del Estado de fomentar la inclusión, permanencia y continuidad, y proporcionar los medios de acceso a este nivel educativo.

Sin crecimiento

Sin embargo, en los siguientes años a la reforma no hubo un crecimiento en la cobertura educativa. Por el contrario, la pandemia tuvo un efecto negativo en el aprovechamiento y participación en todos los niveles educativos.

Según el Coneval, la estrategia de “Aprende en casa” no logró llegar a todos los alumnos y no hay evidencia de su efectividad en el aprendizaje de los estudiantes. Además, el presupuesto educativo no ha mostrado incrementos destinados a cumplir con los objetivos de la reforma.

En el ciclo 2020-2021, las brechas de cobertura aumentaron con respecto al ciclo 2019-2020, debido a la falta de políticas para evitar el abandono escolar durante la pandemia, lo cual resultó en 5.2 millones de alumnos de entre 3 y 29 años que no se inscribieron al ciclo escolar 2020-2021, en todos los niveles. Las principales razones fueron: la COVID-19 o falta de recursos económicos.

Agustín García Márquez, docente investigador y sociólogo, señala que de la reforma educativa de Peña Nieto y la contrarreforma de López Obrador cambiaron la educación a nivel curricular, los cambios que se han dado ha sido más bien en leyes.

En ambas reformas se pueden ver similitudes como lo es en las prácticas de los concursos para subir de categorías entre los maestros o acceder a mejores salarios.

“Los esfuerzos han fructificado de manera muy diferenciada dependiendo de la zona. En estados como Guerrero, Chiapas y Oaxaca  prácticamente siguen como antes y hay estados como Nuevo León, que aprovecharon todas las oportunidades y les ha ido mucho mejor en materia educativa”, comentó.

Aceptable

Pero en ese estado de Veracruz en ciudades como el Puerto, Xalapa u Orizaba, el nivel educativo es aceptable; pero en zonas rurales e indígenas, el nivel educativo es muy bajo y se ha agudizado esta brecha a raíz de la pandemia del covid-19.

Ha crecido mucho la desigualdad del nivel educativo entre las escuelas particulares para quienes tienen mejores ingresos, quiénes incluso han mejorado en su nivel educativo pues los niños están aprendiendo habilidades tecnológicas, incluso tienen dos idiomas extranjeros; pero eso tiene que ver con el nivel socioeconómico y el nivel de instrucción de los padres que tienen posibilidades de pagar una educación privada.

Por otro lado, se tienen a las escuelas oficiales en zonas rurales e indígenas, que incluso en algunos lados ni siquiera tienen profesores. Sí bien antes de la pandemia ya tenían carencias, ahora las tienen más y se han agudizado.

“El principal problema a plantear es la enorme desigualdad; ya existían pero esas fechas se hicieron más amplias a raíz de la pandemia del covid-19”, comentó.

El magisterio

Por otro lado en el magisterio está ocurriendo un fenómeno nunca antes visto, existe mucha capacitación de personas que ingresen a maestrías estudios de posgrado, incluso el número de docentes que optan por esta preparación se ha duplicado.

Esto se observa en todo tipo de docentes, desde aquellos que están en escuelas urbanas los que están en zonas indígenas, telesecundarias e incluso asesores de IVEA.

“Muchos profesores están tomando clases en línea y están tomando muy buenos cursos y de gran calidad; eso se observa principalmente en los profesores más jóvenes, quiénes han visto que la capacitación es importante y están haciéndolo”, comentó.

También se ha observado a muchos profesores que adquirieron equipo tecnológico para poder dar sus clases en línea, y garantizar una buena calidad de educación para sus alumnos.

Algunos profesores como mínimo han invertido unos 10 mil pesos, desde adquirir computadoras o celulares de alta gama, hasta la contratación de paquetes de internet con velocidad suficiente para impartir sus clases.

Sin embargo, dijo, estos esfuerzos que están haciendo los docentes, lo hacen con recursos propios. “A nivel gobierno no se ha hecho mucho, pero los profesores han hecho mucho trabajo”.

Señaló que lamentablemente las autoridades educativas están metidas en cuestiones electorales, andan en campaña y quieren ser candidatos, participan en eventos para tomarse la foto; esa es la imagen que están tanto.

En medio de esto, hay un magisterio comprometido y capacitándose, incluso invirtiendo recursos económicos para mejorar su trabajo en la importación de clases a sus alumnos.

Elevar nivel educativo

Uno de los grandes retos para elevar el nivel educativo es articular esos esfuerzos que están haciendo los profesores, los cuales se sienten solos porque sienten que las autoridades educativas están más enfocadas al trabajo político .

Hay un consenso entre el magisterios de que se tuvieron que haber cerrado ya las escuelas como medida preventiva para evitar contagios ante la cuarta ola del covid-19, pero las autoridades están pensando en sus carreras políticas.

“El principal reto es conectar al magisterio con las autoridades; coordinar esfuerzos”, comentó.

Otro de los grandes retos es garantizar los procesos de nivelación, programas y capacitación para los maestros, esto a fin de que cuando se regrese a clases presenciales, las escuelas no tengan carencias en cuánto la falta de docentes.

Pero también se tiene que tomar en cuenta la salud de los profesores, muchos de ellos tienen problemas de salud que es propio de alguien que se pasa mucho tiempo sentado. La atención médica no estado a la altura de las necesidades que requieren en los profesores.

Elevar la calidad educativa también depende de la capacitación que reciban los docentes en materia socioemocional, para aplicar esa educación y capacitación una vez que se regrese a clases y también para practicarla día a día sobre todo cuando se tuvo un duelo.

Hay niños que perdieron a familiares o a sus padres a raíz de la pandemia, y los profesores no están capacitados para darles los primeros auxilios psicológicos ante una pérdida y el duelo que están viviendo.

Por ello se requiere capacitar a los docentes en este ámbito para poder atender a los menores que están enfrentando los efectos del covid-19, sobre todo cuando hay la pérdida de un familiar o de los padres.

También se tiene que tomar en cuenta que hay profesores que no están en condiciones emocionales de estar frente a grupo tras pasar por el covid-19; sí bien les dan permiso de 15 días, pasando este tiempo les obligan a regresar a clases considerando que están funcionables, pero emocionalmente no están curados y viven en estrés postraumático o situaciones muy fuertes,

“Hay una serie de retos que estamos viviendo a nivel de las escuelas; mientras la autoridad anda entregando computadoras en eventos masivos, las necesidades educativas que vemos son otras”, comentó.

Compromiso paterno

Otro fenómeno muy importante que se ha visto, es el compromiso de los padres. Muchos de ellos se han comprometido a apoyar a sus hijos en las clases en línea.

“(Los padres) ahora tienen más claro cuál es el trabajo que realiza el maestro, tenía la idea de que solamente los maestros cobraban y no sabían que hacían, pero ahora, ven el esfuerzo y ven que no sencillo apoyar el desarrollo educativo de un niño”, comentó.

Y eso que los padres de familia tienen uno o dos niños en casa, pero los maestros tienen 20 o 30 en el salón de clases.

Ha habido una revaloración por parte de los padres sobre su compromiso y del trabajo que desarrollan los profesores cotidianamente. Eso facilita mucho la participación de los padres en la educación.

Solo una de cada tres escuelas de nivel básico tiene acceso a internet, mientras que una de cada cuatro escuelas del nivel medio superior no tiene acceso a agua potable.

La Reforma Educativa planteaba que la educación obligatoria sería de calidad; sin embargo, el Organismo Coordinador del Sistema Nacional de Mejora Continua de la Educación no siguió con la tarea de evaluación educativa, por lo que se desconoce el nivel de aprovechamiento escolar durante y después de la pandemia, aunque se estima que la pandemia afectó el aprendizaje de los alumnos.

Aún con la Reforma Educativa de 2019, no se ha logrado aumentar la cobertura en todos los niveles educativos.