Unidos para siempre

 

Aylin R. Jiménez
El Mundo de Orizaba

En una hermosa ceremonia realizada en la Iglesia San Juan Bautista fue donde Mónica Cariño May y César Alberto Ayala Gámez unieron sus vidas en matrimonio acompañados de sus seres queridos, papás, padrinos y grandes amigos que los acompañaron para celebrar este día tan importante.
Posterior a la ceremonia religiosa, los novios entraron tomados de la mano y procedieron a bailar su primer vals como recién casados, seguido de esto se sentaron para disfrutar el delicioso banquete en compañía de sus invitados, esto en un conocido salón de Ixtaczóquitlan.

Un detalle
Uno de los detalles más llamativos de la noche fue el original pastel que los nuevos esposos eligieron para su gran noche.
El resto de la noche se desarrollo en un ambiente muy agradable y sobre todo alegre donde los invitados participaron con el nuevo matrimonio en la tradicional víbora de la mar así como la marcha fúnebre donde las risas no faltaron.
Los invitados llenaron de felicitaciones y buenos deseos a los novios por esta nueva etapa que inician deseándoles lo mejor en cada día en su nuevo matrimonio.

¡FELICIDADES MONI Y CÉSAR!