Adiós Sidney Poitier

Agencias
Sidney Poitier, quien se convirtió en el primer actor negro en ganar un Premio de la Academia (Oscar) por un papel protagónico murió a los 94 años de edad en su casa en Los Ángeles.
El célebre actor se convirtió en la primera estrella negra nominada a un premio de la Academia con “The Defiant Ones” (Fugitivos) de 1958 y, seis años después, fue el primero en ganar el Oscar al mejor actor por su actuación en “Lilies of the Field” (Los lirios del valle) de 1963.
Poitier alcanzó la popularidad generalizada con una serie de papeles innovadores en un momento de gran tensión racial en Estados Unidos en las décadas de 1950 y 1960.
Poitier fue galardonado con un Oscar honorífico en 2002 por sus “actuaciones extraordinarias” en la pantalla grande y su “dignidad, estilo e inteligencia” fuera de ella.
Con su rostro atractivo, su mirada intensa y su estilo disciplinado, por años fue el único actor negro, quien interpretó una gran variedad de personajes, tales como un convicto negro prófugo que se hace amigo de un prisionero blanco racista (Tony Curtis) en “The Defiant Ones” (“Fuga en cadenas”).
O un oficinista galante que se enamora de una chica blanca ciega en “A Patch of Blue” (“Cuando solo el corazón ve”). Aunque también dio vida a un trabajador que construye una iglesia para un grupo de monjas en “Lilies of the Field” (“Los lirios del valle”) y que debido a su interpretación obtuvo el Premio de la Academia.
Sidney Poitier alcanzó la cima en 1967 debido a su trabajo actoral en tres películas muy notables: “To Sir, With Love” (“Al maestro, con cariño”) en la que interpretaba a un maestro que se gana a sus estudiantes rebeldes en una secundaria de Londres.
“In the Heat of the Night” (“Al calor de la noche”) como el determinado detective de la policía Virgil Tibbs; y “Guess Who’s Coming to Dinner” (“¿Sabes quién viene a cenar?”) en la que da vida a un doctor que desea casarse con una mujer blanca que conoce repentinamente.