Fija metas financieras

 

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

Un año nuevo implica el momento ideal para replantearnos muchas metas en nuestra vida; generamos propósitos o metas en materia de salud, bienestar y trabajo, pero muchas veces olvidamos establecer metas en el ámbito financiero.
Los economistas han reconocido que el 2022 será un año económicamente difícil; cada vez el dinero alcanza menos producto de la inflación, pero también la pandemia del covid-19 que no ha terminado contrae la economía.
Ante este panorama, es importante plantearse metas en el ámbito financiero, que no sólo nos permita generar ingresos extras a nuestros bolsillos, sino que nos permita tener ahorro y sobre todo, hacer rendir el dinero con el que contamos.
El economista Luis Ramón Pérez Lezama, director de investigación y docencia económica en el grupo de consultoría SAVER, señaló que antes de plantearse metas u objetivos económicos para cumplir en 2022, es importante que el ciudadano conozca el contexto que se vive, pues en los últimos tres años el poder adquisitivo se ha venido deteriorando, y esa pérdida del poder adquisitivo afecta tanto a los ahorradores como los consumidores.
Dado que el poder adquisitivo se ha venido deteriorando, y lo ha hecho más en el último año por la recuperación post-covid, que realmente seguimos todavía dentro de la pandemia, esto hace más difícil el panorama.
“El dinero nos va a alcanzar menos y me parece que hoy las prioridades se han modificado. Antes decíamos que íbamos a intentar adquirir algún bien mueble o inmueble, un vehículo o una casa, o simplemente renovar algo de lo que ya tenemos. Y hoy en día ya no se puede dar eso, quienes tienen como prioridad el renovar bienes de capital, es decir bienes muebles o inmuebles, consideramos que están teniendo una lectura no tan precisa porque la inflación a nivel mundial es alta y en México rebasa ya el 7 por ciento”, comenta.

Las diferencias
En tanto que la riqueza, es decir la productividad, la capacidad de producir, está cada vez más caída y entonces el escenario está invertido.
Por su parte, Rafael Vela Martínez, investigador de la Universidad Veracruzana y presidente del Colegio de Regionalistas y Planificadores a nivel nacional, coincide en que para el 2022, se prevé un escenario económico muy complejo, se percibe que va a ser un año bastante difícil principalmente para el caso de Veracruz, no así, a lo mejor para otras entidades federativas pero sí para el caso de Veracruz.
Dijo que habría que hacer diferencia entre lo que son las zonas metropolitanas, que son aquellas áreas conurbadas de más de 100 mil habitantes y otras ciudades de menor tamaño; tenemos ocho zonas metropolitanas en el estado de Veracruz y en estos lugares la población percibe en entre 2 y 2.5 salarios mínimos, pero en lo que resta de los municipios que no están dentro de las zonas metropolitanas, que son aproximamente 160 municipios, la mayoría son ciudades o municipios con población urbana y rural, y algunos más con población étnica, “esos son los municipios que van a sufrir una situación muy difícil porque en los últimos 5 años se ha incrementado la pobreza en la entidad veracruzana”, comentó.
Si bien es un fenómeno nacional que se agudizó con la pandemia, resultado del Covid-19, dijo, en el caso de la población rural y municipios con alto componente étnico la situación es muy difícil.
Por eso, comentó, se ha exhortado a los presidentes municipales de la entidad que tomaron posesión el 1 de enero del 2022 a que se centren en generar crecimiento económico y empleo.
“Tenemos en el estado de Veracruz una estructura industrial, comercial y de servicios, de unidades económicas predominantemente microempresarial de cuando más 5 trabajadores en un 90 por ciento; muchas de esas empresas quebraron, se habla de que quebraron alrededor del 30% de las microempresas a nivel estatal. Estamos hablando de que hay una gran cantidad de desempleados un poquito más hablaríamos de más de 150 mil veracruzanos desempleados, eso quiere decir que se cerraron fuentes de empleo y hay además un escenario de mucha gente desempleada; el panorama pinta bastante difícil”, comentó.
Ante este panorama, el economista Pérez Lezama señala que lo que hay que hacer ahora, es literalmente, cambiar esos bienes de capital, esos planes grandes de la casa, del coche, de los muebles por la de generar planes de supervivencia.
“Suena muy básico, pero la supervivencia debe ser el primero y el más importante de los planes en el siguiente año”.
La salud, sanitización, salubridad, higiene y todos los conceptos asociados al bienestar individual debe de ser el proyecto más importante de inversión para el 2022. Pero también se debe de invertir en seguridad alimentaria.
Lo que significa inversión en alimentación, inversión en salud física, por ejemplo el ejercicio y todo lo que está asociado a comprar una bicicleta o el gimnasio, eso es prioridad mucho más allá de los bienes de capital.
Otro aspecto que es importante, por ejemplo es la inversión en seguros de gastos médicos, eso es fundamental, la salud dental, la salud mental, “muchos lectores dirán que quizá eso sea para verse muy perfeccionista, pero es el camino que están siguiendo el orden del consumo porque la tendencia hacia donde nos lleva la nueva mecánica dice que esa es la salida”.
“Si queremos invertir tenemos que darle valor supremo a este concepto en la seguridad alimentaria que está asociado a la salud, la salubridad, la sanidad, la salud mental, el acondicionamiento físico, la alimentación”.
Cuando la gente habla de alimentación piensa que todo está caro, y es cierto, pero se tiene que invertir en los súper alimentos.
“Como ya todo está muy caro, tenemos que irnos hacia los granos y ahí está la tendencia en materia de alimentación. Consumir chía, linaza, cebada, centeno, maíz, trigo y por supuesto la avena. Ese es el enfoque que ahora estamos dando a la inversión es alimentación y que nos ayuda a estar cada vez mejor alimentados, porque no se trata sólo de comprar la despensa o la cena de Navidad sino se trata de saber cómo en 2022 nos vamos a apegar mejor a los estándares de salud”, explicó.
Recordó que en otros años buscábamos un crédito para un coche o una casa y hoy tenemos que enfocarnos en la supervivencia, esos son los conceptos en los que se está invirtiendo a lo largo del mundo.

Las dietas
Lamentablemente, los mexicanos tenemos una dieta muy traicionera porque nos gusta el sabor, pero es necesario un cambio de hábitos y lo primero, es adaptarse a este nuevo estilo. El mundo siempre tiene etapas y está cerrando una etapa de Covid-19, pero no nada más para sanos y enfermos, sino es un movimiento en el cual el ser humano tiene que cambiar su manera de ver su entorno.
El mexicano que es el número uno en diabetes, el uno en consumo de refrescos de cola, el número uno en consumo de comida chatarra y gasta en muchas cosas que son lujosas aunque no tenga dinero, es de los últimos que se va a dar cuenta y en consecuencia es de los últimos que va a sobrevivir. Una de las metas económicas para el 2022 es invertir en una alimentación adecuada
“El motivo de la inversión del dinero en el 2022 debe ser el entorno de salud”, comentó. La alimentación es uno de ellos, pero hay más, la salud emocional, salud mental, hasta el entorno de la educación está asociado a este concepto de inversión en salud.

Otras coincidencias
Por su parte, el investigador Rafael Vela Martínez, señala que una de las recomendaciones queda para el 2020 para poder alcanzar las metas económicas, es no dejarse atrapar por los engaños de las empresas transnacionales y nacionales que propician o que los inducen a estar consumiendo y consumiendo.
No son momentos para endeudarse, son momentos para ahorrar, para guardar el aguinaldo y para invertir sólo en lo necesario.
Es muy probable que el crecimiento económico del 2021 no llegue como se había pronosticado por el orden de entre el 6 y 7%; cuando más va a llegar al 2.5%
“Luego entonces no va a haber suficiente crecimiento como se esperaba; además, tenemos enfrente ya a una nueva cepa del Covid-19 que es el ómicron y que tiene un nivel de contagio mucho más elevado que las anteriores cepas como la Delta; se espera un tsunami de contagios a nivel mundial y tenemos que prever que hay que tener un recurso guardado para enfrentar una situación de salud, una emergencia de salud, en cualquiera de los integrantes de la familia”, comentó.
Además, la canasta básica se incrementó en su precio; se va a cerrar el año con una inflación de alrededor del 8%, y va a tardar cuando menos 2 años en reducirse a la mitad esos niveles de inflación.
El poder adquisitivo se ha perdido en aproximadamente un 22%, “tenemos enfrente una severa crisis alimentaria que tiende a agudizarse”.
El escenario para los veracruzanos, dijo, mucho va a depender de tener presidentes municipales buenos, no en el discurso, en la retórica o en las promesas, sino en los hechos; que den condiciones para que se generen fuentes de empleo en sus municipios.
“Un de las nichos de inversión que hay, es invertir en productos alimentarios, pero también hay que organizarse entre familias, entre comunidades y fraccionamientos, y producir en las áreas verdes, en los espacios que se tengan para poderlo tener para el consumo personal y el excedente llevarlo a ofertar en el mercado”, comentó.

Recomendaciones
Hay cinco puntos básicos en esto. Para hacer un consumo inteligente que es la meta, es importante que tengamos consumidores cultos, el consumidor culto es el consumidor que lee y conoce; por ejemplo, sabe que el huitlacoche es un hongo del maíz y tiene un mismo contenido en fibra y sabe que eso lo tiene que comprar, “tenemos que tener consumidores que aprendan, a que conozcan los productos que tienen a su alcance como los huazontles que tiene un altísimo contenido en hierro”.
El consumidor culto es un consumidor inteligente y es un consumidor que lee. “Lo que le decimos al consumidor como punto número uno es que lea y se informe, que le entre a documentarse, que sepa cómo sustituir los alimentos que están caros”.
La segunda recomendación del economista, señala, es que hay que entrarle y regresar a la herbolaria, hay que entrarle al consumo local y nacional de la herbolaria.
“Hoy hay que alejarse un poquito del medicamento y si se siente uno mal, recurrir a estos productos que puedan ayudar a atender algunos padecimientos menos graves”.
Ese tipo de cosas son de salud, pero hacen un consumo más natural y en consecuencia más barato. Además la herbolaria es un concepto que se está poniendo de moda increíblemente.
Como tercer consejo, señaló que es importante hacer un ahorro en monedas extranjeras. Por ejemplo, si una persona recibe remesas del extranjero y tiene la fortuna de contar con un ingreso extra, es importante que haga un guardadito, pero que no lo tenga en peso sino que se guarde en moneda extranjera. En la medida de las posibilidades se puede comprar algunos dólares y conservarlos en casa, eso sí se puede hacer; y es una práctica que dejó de ser algo para los ricos o del que recibe remesas.
La cuarta recomendación es procurar alejarse de crédito en 2022, pues va a haber altas tasas de interés, a nivel local cada vez va a ser más caro el crédito.
“Por eso no hay que pensar en un coche o en una casa por ahora, hay que esperar y la razón de fondo es porque se vienen tasas de interés muy altas. El crédito personal o crédito de nómina no es un buen momento para adquirirlo salvo que se requiera por un aspecto urgente”, comentó.
Y como número cinco, recomendó regresar al huerto, regresar al cultivo doméstico, a las parcelas propias, porque eso nos permite ser parcialmente cautos y establece una seguridad en alimentación.
“Son conceptos muy básicos enfocados al dinero, pero también al concepto de salud para un consumidor moderno, para un consumidor post-covid, ya se acabó la conducta tradicional del consumidor que todo gasta cuando cobra.

Cómo generar más ingresos
Desgraciadamente, para que las empresas pequeñas, el emprendedor o un trabajador que busca un ingreso extra, se requieren condiciones y en México hoy no hay condiciones para invertir, señaló el economista Luis Ramón Pérez Lezama
“En otros tiempos decíamos: miren vamos a aprender alguna profesión porque podemos poner un negocio; pero hoy no hay condiciones en la mayoría de los sectores”, comentó.
Se requiere que existan condiciones desde las esferas de gobierno para que haya oportunidad, y si no hay condiciones no hay oportunidad; y si no hay oportunidad, no hay competitividad y ninguna de las tres están en ese contexto.
No hay condiciones para que alguien florezca, no hay condiciones para que haya competencia, ni por supuesto para que haya oportunidad.
“Lo que estamos haciendo ahorita es tratar de invertir más horas hombre en alguna actividad que sea propia de su expertis. Por ejemplo si una persona trabaja de 8 de la mañana a 5 de la tarde y tiene disponible de 6 a 8 de la noche, pues debe de buscar sub ocuparse acorde a lo que sabe hacer”, comentó.
La única manera para generar ingresos extras en nuestras familias es sub ocuparnos; esto, mientras no haya condiciones para emprender o para crecer.