‘Herir a una mujer es insultar a Dios’

Agencias

El papa Francisco inició el año nuevo el sábado elogiando la capacidad de las mujeres para promover la paz en el mundo, y comparó la violencia contra ellas con una ofensa a Dios.

La Iglesia católica dedica el 1 de enero a la paz mundial, y la misa oficiada por el Pontífice en la basílica de San Pedro del Vaticano rindió tributo al lugar especial que ocupa la Virgen María en la fe como madre de Jesús.

Las madres “saben cómo superar los obstáculos y los desacuerdos, e infundir la paz”, dijo Francisco durante su homilía.

“De esta forma, transforman los problemas en oportunidades de renacimiento y crecimiento. Pueden hacerlo porque saben mantener unidos los distintos hilos de la vida”, añadió el Pontífice. “Necesitamos personas así, capaces de tejer los hilos de la comunión en lugar del alarme de espino del conflicto y la división”.

Francisco instó a todo el mundo a redoblar sus esfuerzos para promover a las madres y proteger a las mujeres.

“¡Cuánta violencia se ejerce contra las mujeres! ¡Basta! Herir a una mujer es insultar a Dios”, dijo.

Elogió a las mujeres, incluyendo a las madres, diciendo que “miran al mundo no para explotarlo sino para que tenga vida”.