Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 1,39-45:

Hands writing on old typewriter over wooden table background

En aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea, y entrando en la casa de Zacarías, saludó a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la creatura saltó en su seno.
Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo, y levantando la voz, exclamó: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre¡ ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a verme?. Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tú, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor”.
Palabra del Señor.

María es aquella mujer que llena del Espíritu Santo percibe las necesidades de los suyos. En esta ocasión movida por la caridad y el amor a quien la puede necesitar, se “encamina presurosa” para servir y auxiliar a su prima Isabel.
Porque el que en verdad tiene el Espíritu de Dios no puede ignorar las necesidades de sus hermanos que sufren, su mirada se vuelve más profunda y empieza a reconocer a los que le rodean como una misión de amor.
Por el contrario, aquel en quien no habita el Espíritu de Dios, no se preocupa de los que lo necesitan, vive encerrado en su mundito, preocupado por su futuro económico o por sus propios proyectos personales, impidiéndole descubrir que la auténtica felicidad está en el dar a quien necesita, o mejor dicho, en el darse a aquel que siendo mi hermano me necesita
Esta ha sido la vida de María, darse en servicio a la humanidad, y darnos a su Hijo Jesucristo, nuestro salvador. María es el modelo a seguir en cuanto a escuchar la voz de Dios y las inspiraciones del Espíritu Santo para salir al encuentro de los demás en el servicio, ahora con su prima Isabel después en las bodas de Caná y finalmente a los apóstoles y a la Iglesia después de que su Hijo suba glorioso a los cielos.
A María no solo hay que venerarla, sino imitar su ejemplo en nuestra propia vida, sirviendo a aquel que necesita de ti, en especial a los pobres.