Llega la magia a Loma Grande

 

Carmen Lara
El Mundo de Orizaba

Después de casi dos años donde a los niños se les veía a la distancia, mandando actividades con sus papás y tareas para los maestros, ayer la comunidad de Loma Grande en la Sierra de Zongolica, se vistió de alegría, amor y felicidad para más de 100 niños que gozaron de la campaña “Navidades en la Sierra”.
Ayer los pequeños de la escuela Luis Echeverria Álvarez y el preescolar Niños Héroes recibieron juguetes, aguinaldos y ropa abrigada para estas épocas decembrinas.
Al ritmo del Ratón Vaquero, Caminito de la Escuela, Baby Shark, la Vaca Lola, Sapito y muchas canciones más, los niños bailaron, cantaron y se divirtieron con todas las actividades que fueron planeadas especialmente para ellos.

La felicidad

Sus maestras expresaron sentirse muy contentas por esta campaña, pues difícilmente sus niños pueden acceder a este tipo de eventos y momentos, debido a las limitaciones económicas de las familias.
“Agradecemos mucho a todas las personas que donaron cosas para nuestros pequeños, no tenemos cómo pagarles, porque aunque no lo crean, le cambiaron la vida a estos niños con esta mañana llena de sorpresas para ellos”, comentaron las maestras.
Por su parte, los pequeños no dejaron de bailar y disfrutar este momento, entre las sillas que guardaban la sana distancia, se les escuchaba gritar de un lado a otro “¿Ya viste lo que me dieron?”, “¿Vamos a jugar ahorita?”, “¡Mira, me dieron el juguete que quería!”.

La unión

En esta gran fiesta navideña, también participaron los padres de familia, quienes en todo momento cuidaron que sus hijos respetaran las medidas de seguridad, además de unirse a los bailes y dinámicas.
En las dinámicas pusieron aprueba sus mejores pasos en la pista de baile para ganar premios para sus hijos; del mismo modo todas las madres de familia tuvieron la oportunidad de llevarse a casa diversas prendas para ellas y sus bebés.
Por último, el director Sergio, agradeció a todas las personas que decidieron unirse a esta campaña, asegurando que los más de 100 niños que recibieron ropa, juguetes y aguinaldos se fueron muy felices a sus casas.
“Gracias por no olvidarnos, por venir a regalarles un poco de alegría a todos nuestros alumnos, este es un gran día para todos ellos, que se van a sus casas con la ilusión de una navidad diferente”, concluyó el director.