Recuerdos Ferroviarios

El orizabeño Rafael Torres Segura busca rescatar la historia del ferrocarril en el Pueblo Mágico y por eso es que colecciona artículos diversos con miras a crear un museo

Adriana Estrada

El Mundo de Orizaba

El rescate de la importancia y la historia del ferrocarril en Orizaba, es el principal objetivo de don Rafael Torres Segura, orizabeño que creció en un seno familiar de ferrocarrileros.

Por su amor por el ferrocarril empezó a recopilar artículos de uso en el tren, las vías y los ferrocarrileros con el fin de montar una colección que ayude a dar a conocer este medio de transporte tan importante para el país, y sobre todo para Orizaba que se considera una de las principales estaciones, además de ser la más importante de las líneas por ser conductora de mercancía entre México y Veracruz.

La colección que actualmente tiene es producto de donaciones y su trabajo dentro de Ferrocarriles Mexicanos que tras ser liquidado entró a Ferrosur pero tras laborar 5 años se retiró y fue que empezó su deseo por formar un museo del ferrocarril.

La colección

La recopilación está conformada por más de 400 piezas, entre fotografías y utensilios, como una lámpara de mano que tiene más de 50 años y era utilizada por su abuelo durante sus años de trabajo en el ferrocarril.

También tiene gorras de los garroteros, sellos de boletos, libros de hace más de 100 años que eran parte de la contabilidad del ferrocarril, placas del tren, utensilios de las vías, máquinas de escribir, teléfonos, llaves, candados, entre otros artículos, todos ellos en perfecto estado de conservación.

Esta colección es donación de compañeros y personas que se han enterado del proyecto y han querido sumarse a la entrega de artículos con el fin de hacer un museo en la región de Orizaba, sueño que se empezó desde hace más de 10 años.

La falta de apoyo

Aunque don Rafael ha tocado puertas para que se logre hacer un museo en la región, no ha podido pues se ha enfrentado a una serie de obstáculos como la falta de recursos económicos y de espacios, incluso los compañeros que apoyaron en un inicio el proyectos, ya fallecieron.

Debido a que no ha encontrado el apoyo de las autoridades para poder montar el museo, actualmente está acondicionando un espacio de su casa para poder abrir su propio museo y así también poder cumplir con el sueño que era parte de sus dos amigos que ya no están en el mundo de los vivos y de fueron con la ilusión de hace realidad el proyecto.

El trabajo

Actualmente don Rafael también busca hacer eventos a nivel nacional de ferro aficionados, y a través de estos poder vender souvenirs para reunir fondos con los que se apoye para sacar adelante el proyecto del museo de la región donde se dé a conocer la importancia del ferrocarril y cómo era en sus inicios.

La colección con la que cuenta ya ha estado expuesta en Río Blanco y Orizaba, donde ha logrado que ciudadanos que tienen más artículos los donen para sumarse al proyecto del museo del ferrocarril.

“El ferrocarril ha sido muy importante para la historia del país, y sería bueno que se volviera a proyectar el transporte de pasajeros pues aunque siguen los de carga, el interesante es el de pasajeros y con eso se crearían fuentes de trabajo”, considera don Rafael.

Los artículos que tiene coleccionados se encuentran en su hogar, donde está adecuando un espacio para poder montar vitrinas de exposición, así como trabaja en la adecuación de un letrero que identifique el espacio.