Agrava discriminación en el sector financiero

Agencias

La discriminación en el sistema financiero en México agrava la exclusión de las personas respecto a otras naciones de América Latina, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Una de las principales formas de discriminación, con base en los grupos de poblaciones, es hacia las mujeres, pues para ellas hay una insuficiencia de productos financieros considerando las diferencias estructurales en el mercado laboral y los distintos roles sociales, destaca la Cepal en el documento “Inclusión financiera sin discriminación: hacia un protocolo de trato incluyente en sucursales bancarias de México”.

Y es que la crisis ocasionada por Covid-19 hizo que, en 2020, México cayera en sus indicadores de inclusión financiera, con lo que borró los avances que había logrado en los años previos.

En 2020, solo 4 de 32 estados (Ciudad de México, Nuevo León, Quintana Roo y Baja California Sur) se ubicaron en el rubro de muy alta inclusión financiera, cuando en 2018 y 2019 ya se había logrado ubicar en este rubro a 7 entidades, con lo que se retrocedió a los niveles de 2017, muestra el Índice Citibanamex de Inclusión Financiera 2021.

Y es que en México personas con un tono de piel oscuro, mujeres, habitantes de zonas rurales o pueblos indígenas, jóvenes, adultos mayores, individuos con alguna discapacidad, afrodescendientes y beneficiarios de programas sociales, suelen ser discriminadas financieramente, de acuerdo con otro estudio elaborado por la Cepal, la Secretaría de Gobernación y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

El estudio evidencia el trato discriminatorio en la oferta de servicios financieros que sufren algunos grupos de la población, lo cual se señala como una de las principales barreras hacia la bancarización en un país donde apenas 39.1% de la población adulta tiene una cuenta bancaria, por debajo del promedio de América Latina.

De igual forma, el 26.8% de la población mexicana tiene una tarjeta de débito, en comparación con el 40.4% en promedio para la región.

La inclusión financiera es un instrumento para potenciar las capacidades humanas, pues los servicios que ofrece un sistema financiero promueven los procesos de movilidad social al facilitar las inversiones en salud, educación y negocios.