Gana menos que antes de covid, 50% de familias

Agencias

Las economías de América Latina y el Caribe aún no se han recuperado de la crisis provocada por la pandemia y aunque existen señales de mejoras en algunos países, la calidad de los trabajos, el nivel de ingresos de los hogares y la inseguridad alimenticia persisten en otros, de acuerdo con un informe difundido el lunes por el Banco Mundial.

El reporte, basado en una encuesta telefónica encargada por el BM y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, aborda la situación regional a casi dos años de la pandemia en áreas claves como el mercado laboral, los ingresos y la inseguridad alimenticia de las familias, la educación, la salud y las finanzas.

La situación ha mejorado a medida que los países relajaron las medidas de confinamiento y avanzaron las campañas de vacunación, pero la tasa de empleo regional es 11 puntos porcentuales inferior a la prepandémica, con el 62% de la población en edad de trabajar actualmente empleada, señala.

Casi una de cada cuatro personas empleadas antes de la pandemia afirma que ya no trabaja. El país con más pérdida de empleo es Haití, seguido de Colombia (35%).

La pérdida de empleo ha tenido repercusiones directas en las familias ya que cerca de la mitad de los hogares no ha recuperado el nivel de ingresos anterior a la pandemia.

Durante la pandemia, la inseguridad alimentaria casi se duplicó, especialmente en los países con mayor desigualdad y pobreza.

Para salir fortalecida de la crisis, la región debe llevar a cabo reformas “ya conocidas pero pendientes”, estima Carlos Felipe Jaramillo, vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.