“Presidir el DIF Orizaba me hizo más humana”

Marianna Díaz Abascal, presidenta del DIF Orizaba, reconoció que enfrentar la necesidad de la gente durante la pandemia fue un gran reto

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

Durante la pandemia del Covid-19, cuando se tomó como medida preventiva el confinamiento y cientos de negocios cerraron dejando sin empleo a miles de personas, el DIF municipal de Orizaba, que dirige Marianna Díaz Abascal no paró, al contrario, redobló esfuerzos para ayudar a los orizabeños que enfrentaban una necesidad.
Estar al frente del DIF municipal durante 4 años, reconoce en entrevista, la hicieron más humana; y este período es un parteaguas en su vida que la comprometen seguir en el altruismo.
Al asumir la Presidencia del DIF municipal de Orizaba, dice, se enfrentó a un gran reto, no imaginó que éste sería mucho más grande con la llegada de la pandemia del Covid-19.
El trabajo que se realizó en el DIF de Orizaba durante la pandemia fue importante, pues se implementó un plan emergente para brindar respuesta a las necesidades de las familias afectadas.
No sólo cambiaron los protocolos de atención y señalética en todos los espacios del DIF municipal, sino se estableció un padrón de 4 mil 400 familias, a las que se les dio apoyo alimentario durante 6 entregas; en total se entregaron mas de 24 mil despensas a personas que se quedaron sin empleo o disminuyeron sus ingresos.
Además, se promovió el empleo con confección de cubrebocas, se contrataron a 298 personas de Orizaba a quienes les pagaron 867 pesos por la maquila de 578 cubrebocas por persona en promedio. Se hizo un pago total de más de 200 mil pesos y se confeccionaron 185 mil 557 cubrebocas que fueron entregados casa por casa.
Además del reparto de cubrebocas a la población en general, también se entregaron insumos de higiene, entre ellos gel antibacterial desinfectante a personas e instituciones de salud.
También se prestaron los primeros auxilios psicológicos para brindar apoyo a los orizabeños a favor de la salud mental; se atendieron a personas con estrés, con crisis nerviosas y otros padecimientos derivados del confinamiento por la pandemia.
Se implementó el programa Orizaba por la Educación donde se habilitaron los centros de capacitación laboral del DIF municipal, y los clubes del abuelo para facilitar computadoras, internet y televisores a los alumnos desde primaria a bachillerato para que tomaran sus clases en línea.
Además se hicieron traslados con los tres camiones de búhos, apoyando a más de 10 mil 970 personas para que llegaran sin costo a las sedes de vacunación.
A pesar de la pandemia, los centros de capacitación laboral no pararon actividades y migraron al sistema on line para seguir atendiendo a las personas.
Al respecto, Marianna Díaz Abascal señala que se abrieron 3 nuevos centros en las colonias librado Rivera, en el Auditorio Metropolitano y en el Mercado de Artesanías. En total son 15 centros de capacitación laboral.
De igual manera, aumentaron de 40 a 125 los talleres por semestre en dos turnos, con un promedio de inscripción de 6 mil alumnos, no solamente de Orizaba sino de otras partes del país e incluso, de otros países.
Durante el año 2020, por la pandemia se habilitaron 120 cursos en línea con una inscripción de 7 mil alumnos.
En 2021, los cursos se trabajaron en dos modalidades con 138 talleres y 8 mil personas inscritas.
En total, en esta administración se impartieron 483 talleres con una inscripción total de 28 mil 185 alumnos y la participación de 37 maestros especializados.
El servicio de salud no pudo faltar a través de la Clínica del DIF, pero la atención psicológica es uno de los servicios más solicitados en el acompañamiento a las familias y su estabilidad emocional.
Esta área tiene en promedio 3 mil consultas por año, con tres psicólogos, donde no solamente se presta la atención al orizabeño sino también, a personas de otros municipios.
Precisamente por la pandemia se convirtió en un apoyo vital para las familias por la necesidad de cuidar su salud mental.
La señora Marianna Díaz reconoció que el trabajo al frente de esta institución le ha cambiado la vida, la ha vuelto más humana y espera haber estado a la altura de las necesidades de los orizabeños.