A la cima de Rusia, bandera de Orizaba

Ishtar Rizzo devolvió el estandarte orizabeño que ondeó en la cima del Monte Elbrús, del país ruso; desea ser embajadora 

Adriana Estrada

El Mundo de Orizaba

Ser embajadora de Orizaba es parte de los objetivos de Ishtar Rizzo, pues ser orizabeña es para ella un gran orgullo, y representar a su ciudad natal en todos los lugares donde viaja se ha convertido en su labor diaria.

Este viernes, Ishtar Rizzo regresó al alcalde Igor Rojí López la bandera de Orizaba, luego de haber conquistado el Monte Elbrús considerado como el pico más elevado de Europa con una altitud de 5 mil 642 metros sobre el nivel del mar, desplegando la bandera del Pueblo Mágico en la cima.

Como proyecto personal se ha planteado escalar las siete cimas más altas de cada continente, por lo que el siguiente en su lista es la Kilimanjaro ubicada en África, para lo cual espera volver a ondear la bandera de Orizaba.

Como orizabeña busca ser embajadora de la ciudad, logrando conexiones con otras personas de los diferentes sectores en que se desarrolla como el cultural, deportivo y científico, para que a través de ella conozcan Orizaba y vengan a visitarla como una parte del territorio mexicano rica en cultura.

Otro de los proyectos que tiene Ishtar Rizzo, es lograr presentar el libro “El Ruso” de Dmitri Petrov donde ella fue la redactora, haciendo el lanzamiento en Orizaba para el próximo año, y con esto las personas tengan acceso a este tipo de obras.

Destacó que a través de los viajes al extranjero que ha hecho, se ha dado cuenta que hay muchas personas interesadas en conocer México, sin embargo, sólo ven al país a través de Cancún, Los Cabos o Ciudad de México, por lo que se ha encargado de difundir a Orizaba como una parte importante del territorio mexicano, y que sepan que la ciudad es un auténtico Pueblo Mágico y se atrevan a visitarlo para conocer la riqueza cultural, histórica y tradicional del México real.

Comentó que con Dmitri Petrov coincidió en la presentación de uno de sus libros en Moscú, acercándose a él para conocer más sobre su trabajo, de ahí la conexión para colaborar en la traducción del libro enfocado para que hispanohablantes aprendan el idioma ruso, proyecto que desarrolló durante su etapa de universidad, libro que ya se encuentra disponible sólo en Rusia, pero se tiene el objetivo de que se pueda adquirir en México, y ser Orizaba la sede de lanzamiento.