Golpeado y apuñalado

Un joven “tragafuegos” fue asesinado en su domicilio en la colonia Los Arenales de Nogales; sus restos fueron encontrados por su madre, quien alertó a la Policía y luego reclamó el cuerpo

De la Redacción

Nogales.- Un hombre fue hallado sin vida en el interior de su domicilio, luego de haber sido golpeado y apuñalado por personas no identificadas. El hallazgo movilizó a fuerzas de seguridad y al personal de la Fiscalía General del Estado (FGE), para iniciar con la indagatoria sobre este crimen.

Se trató de un joven desempleado que se ganaba la vida como “tragafuegos”, quien fue asesinado a golpes y puñaladas en el interior de su domicilio ubicado en la colonia Los Arenales, perteneciente a la congregación El Encinar.

El fallecido respondía al nombre de Luis Ángel Quintero Gallardo, quien contaba con 22 años y radicaba en una vivienda de madera y lámina, ubicada en la prolongación de Bugambilias.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 12:00 horas de ayer, cuando una llamada de emergencia 911 alertó a los paramédicos de Protección Civil para trasladarse al lugar en donde ocurrió el crimen.

Fue su madre quien lo encontró asesinado y posteriormente se encargó de acudir a identificarlo oficialmente, para que las autoridades le entregaran su cadáver.

Las diligencias

Socorristas locales llegaron al sitio únicamente para confirmar el fallecimiento del “tragafuegos”, retirándose de la zona del crimen.

Elementos de la Policía Municipal fueron los encargados de acordonar con cinta roja la zona en la que quedó el cuerpo sin vida, esperando a personal de la Sub Unidad Integral de Procuración de Justicia de Nogales para que tomara conocimiento de los hechos acontecidos.

Los vecinos comenzaron a acercarse al lugar y se mantuvieron a la expectativa de las diligencias que se realizaban por parte de las autoridades policiacas y de los elementos de la Policía Ministerial Acreditable para integrar la carpeta de investigación.

Más tarde llegó un perito criminalista para implementar las diligencias correspondientes y ordenar el levantamiento del cadáver, mismo que fue trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) en Orizaba, en donde se le practicaría la negrocirugía de ley.