Quedan a deber

Agencias

El primero contra el onceavo, 14 puntos de diferencia en la Fase Regular, pero nada de eso se reflejó este miércoles en la Ida de los Cuartos de Final entre Pumas y América, donde el líder azulcrema se vio miedoso y muy poco propositivo ante unos universitarios que a puro coraje, generaron poquitito más de peligro, incluido un gol anulado hacia el final por fuera de juego.

Las Águilas, sin actividad desde hacía tres semanas por llegar directo a esta instancia más la Fecha FIFA, jugaron a no perder en Ciudad Universitaria porque el gol de visitante no vale para nada a partir de este semestre en la Liguilla.

Sin la obligación, Santiago Solari “traicionó” la esencia de las formas americanistas con tal de no recibir gol, teniendo como lección lo sucedido el semestre pasado con Pachuca.

América salió a jugar el inicio de la Liguilla como si fuera un club de medio pelo, esperando atrás de media cancha y apostando al talento de sus jugadores para conseguir un gol, pero con un solo tiro a portería en 90 minutos es imposible.

Del otro lado, Pumas careció de ideas para lograr los goles que le sobraron en otros partidos y todo terminó 0-0.

Aún así, nada frenó las ganas de Pumas por tomar ventaja en casa ante un estadio que estaba a más de tres cuartos de su capacidad, que de acuerdo a la cifra oficial fue de 42 mil 784 aficionados esperando goles de ambos equipos, pero especialmente de los auriazules.

Lo más emocionante en la fría noche -tanto en temperatura como espectáculo en cancha- fue el gol anulado a Higor Meritao pasado el minuto 80, ya que el brasileño estaba ligeramente adelantado tras la peinada de un compañero que le dejó solo ante Guillermo Ochoa.

Ciudad Universitaria entró en calor hacia la recta final, pero ese balde de agua helada terminó de matar los ánimos. (Información de mediotiempo.com)