Causa tránsito lento retraso en entregas

Transportistas se atrasan hasta 24 horas por el embotellamiento en el tramo Fortín-Maltrata dañando la carga de perecederos y lácteos

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

La autopista desde Fortín hasta Maltrata se ha convertido en un “cuello de botella”, para el tránsito de las unidades lo que ha provocado incluso, un atraso de mercancías de hasta por 24 horas.

El empresario transportista, Gregorio César Espidio, integrante de Canacar, señaló que hay múltiples factores que hacen que esta autopista se esté convirtiendo en un “cuello de botella”, entre esos factores son las condiciones climáticas, las reparaciones de la carpeta asfáltica en diversos puntos del trayecto, los accidentes y los asaltos.

Esto ha dejado pérdidas incuantificables al sector transportista, ya sea por el robo de mercancía o porque llega con retraso a su destino, e incluso, en algunas ocasiones, la mercancía se echa a perder.

Se ven más afectados quietes hacen traslados de mercancías perecederas y lácteos, pues por parmanecer muchas horas parados en la autopista por alguno de estos factores, implica que las mercancías se puedan echar a perder.

Recordó que desde hace muchos años los empresarios peleado por la remoción de la caseta de peaje de Fortín, la cual se encuentra muy saturada y los automovilistas tardan de 20 a 40 minutos en pasar.

Otro punto que les preocupa, dijo, es la bajada de Esperanza hacia las Cumbres de Maltrata, en donde se registran constantemente accidentes y se hace un bloqueo total del paso, aunado a esto se suma la situación de inseguridad en donde hay asaltos constantes.

Reiteró que los más afectados son los transportistas que trasladan lácteos porque tienen un tiempo de entrega y mantener a cierto nivel de refrigeración sus productos, los cuales se descomponen si permanecen mucho tiempo varados a causa de un accidente, condiciones climáticas e inseguridad.

Cabe resaltar que por estos inconvenientes, los tiempos de entrega se han retrasado hasta por 24 horas, aún cuando el sector productivo requiere de estos productos que son su materia prima para mantenerse en actividad.