Fortín: Epicentro de la Revolución

Betsabé Cárdenas García
El Mundo de Córdoba

Fortín.- Don Antonio Cabrera Paez, fortinense con gusto por la historia relató que de acuerdo con investigación y archivos históricos, este municipio apenas comenzaba a formarse durante la época de la Revolución Mexicana pero además fue un importante punto de referencia que dejó un gran legado, lamentablemente la historia sobre este hecho en Fortín, ha quedado en el olvido.
“Era solo un lugar con no más de 100 habitantes, rodeado de cafetales por donde pasaba el ferrocarril. Se proyectaba la construcción de un ramal que enlazaba con la espuela de la Hacienda de Santa Lucía y llegaba hasta Coscomatepec”, relató Antonio Cabrera, de Comunidad Fortín.
Una tienda de abarrotes, otra de verduras, la casa del jefe de estación y veredas completaba el panorama. “Ese año se había construido el monumento a Félix Díaz, “el chato” a su imprudente escaramuza (como lo dijo su propio hermano Porfirio Díaz) contra soldados franceses, belgas y austriacos.
Y la revolución llegaba: el 11 de julio de 1910 Cándido Aguilar Vargas, proclamaba el Plan Revolucionario de San Ricardo y combatía en la región y lo mismo en la Hacienda de Santa Lucía que es la de las Ánimas, se escuchaban rumores y se organizaban para la lucha.
Era 1910 y la Revolución cambiaría a México y a Fortín para siempre.
El municipio de Fortín nace de la Revolución; fue el epicentro de la Revolución Mexicana en el Centro del Estado.
En la hacienda de Santa Lucía se conspiró entre los habitantes de Fortín surgieron los productos combatientes.
“Cándido Aguilar Vargas lo convirtió en su centro de operaciones. Aquí se asentó la División de Oriente. Se construyó una pista aérea desde donde despegarían los primeros bombardeos en el Mundo” relata don Antonio Cabrera.
Por último mencionó “de aquí partió César Augusto a luchar en Nicaragua y finalmente en 1930, Fortín fue constituído como municipio. Lo increíble es el olvido de nuestros orígenes, como dijera la canción, todo pasa y nada queda”.