El culto a la muerte

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Por Octavio Rodríguez Pasquel Bravo

En México se acepta a la muerte en diversas formas, ya sea en los sepelios con música –mariachis, tríos, en nuestro estado conjuntos jarochos y en los velorios con cánticos religiosos—.

En esto nos acompañan en otros países, por ejemplo con jazz en Nueva Orleans.

Se hacen calaveritas de dulce, de amaranto y chocolate. Se supone que se come uno a la Muerte.

En los panteones el 2 de noviembre se celebra a los muertos en distinta forma, nuestro pueblo hace grandes comelitones en las tumbas de los suyos incluso con pulque y mole o diferentes alimentos según la región. Es una celebración prehispánica que se ha seguido en todo el país y en algunos sitios con gran colorido, al que visitan turistas de todo el mundo.

Los más afamados son en:  Oaxaca, Estado de México, Emetepec, Toluca, Teotihuacán.

Aguascalientes, Festival de Calaveras inspirado en la obra de José Guadalupe Posadas, conocidas como la Catrina, se hacen comparsas, es una verdadera feria.

Zacatecas, Janitzio, Pátzcuaro con cantos purépechas, San Cristóbal de las Casas, en San Juan Chamula, Cuetzalan Estado de Puebla, Tláhuac y Xochimilco en la Ciudad de México, San Andrés Mixquic.

En algunos de estos actos se han llegado a congregar 15 mil turistas.

Nombro los destacados pero casi en todos nuestros pueblos hay festividades.

Rotonda de los Hombres Ilustres

Se da el caso que en el panteón Dolores está la rotonda de los hombres ilustres y en un canal de televisión en un programa que lleva por nombre “Una hasta el fondo”, el conductor Gil Gámez en actitud crítica se refirió al suceso preguntándose si la productora, parece que también actriz Claudia Cervantes, sabría quiénes fueron Rosario Castellanos, Ignacio Manuel Altamirano, José Juan Tablada y José Clemente Orozco entre otros de los ilustres que ahí están enterrados, hay unos que los fueron y otros no tanto.

Sabemos de Rosario Castellanos, una inmensa escritora y feminista recuerdo “Oficio de Tinieblas” y Balun Canan.

José Clemente Orozco, muralista que incluso tiene uno magnífico en nuestro palacio municipal de Orizaba.

Ignacio Manuel Altamirano escritor, periodista, político, juarista, gran amigo de Ignacio Ramírez el “Nigromante” y Guillermo Prieto.

Anécdota del confundido

En la Rotonda de los Hombres Ilustres fue enterrado el Padre Pro, el jesuita que fue acusado de estar en el complot que asesinó a Álvaro Obregón y que bendijo la pistola del asesino León Toral.

El Padre Pro fue fusilado en la inspección de policía del DF siendo el ejecutor el tristemente célebre inspector Cruz.

Lo inexplicable de esto es que el gobierno en el poder haya permitido que fuera sepultado en la Rotonda de los Hombres Ilustres, no por que debiera o no estar según el criterio de cada quien, sino porque fue estigmatizado por el Estado.

Más tarde su cadáver fue exhumado y trasladados sus restos a la Iglesia de La Sagrada Familia que está en la calle Orizaba de la colonia Roma.

[email protected]

(Este escrito fue publicado el 26 de julio del 2014)