Comparten amor y festividades

Ana De la Luz /El Mundo de Córdoba

Yoselin Martínez Hernández y Jhicimar Duarte Arenas, ambos de 25 años, son el ejemplo de que el amor traspasa fronteras y hace posible que dos culturas puedan mezclarse y enriquecer el alma y los deseos de superación así como de formar una hermosa familia.

Ella mexicana, específicamente de Fortín y él colombiano, eligieron casarse en medio de las festividades a los Fieles Difuntos, luego de tres años de relación; tiempo en el que también se convirtieron en padres de una niña: Megan Aitana Duarte Martínez.

Jhicimar es electromecánico en Colombia y compartió que fue en una fiesta en la ciudad de Puebla donde conoció a quien hoy reconoce como el amor de su vida. Le propuso viajar cada fin de semana a un pueblo mágico distinto, de manera que fue conociendo a su hoy esposa y diversos rincones de México.

“Viajábamos a pueblitos mágicos y en cada uno de ellos iba conociendo mi país al lado de un extranjero y me enamoró más que nunca”, expresó Yoselin con una gran sonrisa.

“Decidimos casarnos en esta fecha porque nos amamos y queremos una familia bonita. El país es muy hermoso, muy encantador, tiene muchas cosas bonitas y mucha cultura por conocer y una mexicana hermosa”, añadió Duarte Arenas.

La pareja de enamorados tuvo que vacunarse contra el coronavirus para poder viajar a México, ya que su hogar lo han formado en un lugar llamado Sopó Cundinamarca en Colombia, uno de los pueblitos más hermosos según narra ella.

“Tenemos una niña que está por cumplir dos añitos en dos semanas y nuestra idea es tener otro bebé. Nos conocimos hace tres años y queremos compartirles que el tener una persona extranjera es algo demasiado hermoso porque combinamos culturas, conocí mi país al lado del amor de mi vida, sin temor a pensar que podrían pasar cosas malas. Creo en él y lo que siento por él”, dijo Yoselin.

El consejo de Jhicimar para quienes son pareja de distintas nacionalidades es: Primero que se conozcan, que se den la oportunidad si ven que pueden tener algo estable y creer en el amor.

GRATITUD:

Los nuevos esposos agradecieron el amor, la comprensión y apoyo de sus padres: Nayeli Hernández Silva y Francisco Martínez Sandoval, así como a Jairo Duarte Avilés y Rubiela Arenas Luna.