Reduce el covid ‘vida’ del panteón

dav

En cementerio Benito Juárez, de Nogales, se está quedando sin espacio, debido
al aumento de entierros, que son hasta 80 más, en los meses de la pandemia

Lucy Rivas A.

El Mundo de Orizaba

Nogales.- Son alrededor de 200 muertes anuales las que registra el panteón municipal Benito Juárez, sin embargo, su capacidad física está siendo superada por el incremento en muertes por covid-19, y aunque este 2021 ha sido menor la cifra, el tiempo de vida del cementerio se redujo de dos a tres años, posteriormente será para aprovechamiento.
“Desde el primer año de la pandemia a causa del Covid-19 se registró un aumento en la cifra de muertos, por lo regular se registran 200 difuntos por año, y aumentaron 80 más, y este 2021 también se han registrado, que en menor cifra, pero sigue habiendo defunciones por coronavirus”, dio a conocer el Coordinador de Panteones Alejandro García Palacios.
En lo que va de este año, se tiene un registro de 40 difuntos por covid-19, por lo que confían la cifra no aumente en los próximos meses y se detenga, “pues son tristes las definiciones por covid-19”.
La mayoría de los difuntos por este virus, son originarios de Nogales, algunos estaban viviendo en municipios circunvecinos, pero que tienen familiares sepultados y cuentan con sus lotes en este cementerio.
Al aumentarse el número de muertes a causa del Covid-19, el tiempo de vida del panteón se redujo, y el espacio que tienen actualmente es sólo para unas 200 tumbas más y el tiempo de vida se redujo de dos a tres años.
“Sólo quedaria un panteón para aprovechamiento, que quiere decir que las personas que tienen difuntos y tumbas aquí, las pueden utilizar, pero no existiria más espacio disponible”, refirió.
Actualmente cuentan con un aproximado de 7 mil tumbas, de las cuales el 97 por ciento se han regularizado, y son pocas personas que no lo han hecho, por lo que de hacerlo, serían pocas exhumaciones para liberar fosas las que podrían recuperarse.
Afirmó que tras la llegada de difuntos por covid-19, como trabajadores del panteón implementan protocolos sanitarios, que es sanitizar antes y después el área, solo se permite la entrada a 10 familiares y los trabajadores utilizan un traje protector especial para que no se propague el contagio.
“Los funerarios nos han comentado que las cajas viene selladas herméticamente, sanitizados y emplayados (envueltos en una película plástica), pero se toman las medidas sanitarias ante la llegada de familiares para evitar algún contagio masivo”, aunó.

Funciona panteón
con 8 voluntarios
Reconoció que son ocho voluntarios y él, como coordinador, los que trabajan en el panteón municipal y han recibido las vacunas correspondientes del covid-19, pues su trabajo es de riesgo al recibir a los difuntos.
“De los ocho trabajadores, cuatro tiene más de 60 años, ellos fueron los primeros que se enviaron a vacunar, posteriormente a los demás”, destacó.
Para finalizar, destacó que este lugar estará abierto para la fecha de Todos Santos o Fieles Difuntos, pero se solicitará a los visitantes el uso de cubrebocas todo el tiempo, y se limitará el paso de familias grandes, solo se permitirá de dos a tres integrantes, un máximo de 15 minutos y no se dejará pasar con menores de edad.