Nuestra señora de La Salette

Hands writing on old typewriter over wooden table background

P. René Cesa Cantón

“Acérquense hijos míos, no tengan miedo”.

El 19 de septiembre de 1846, una “Bella Señora” se apareció a dos niños oriundos de Corps (Francia): Maximino Giraud 11 años, y Melania Calvat 14 años, que cuidan de sus rebaños en el pasto de alta montaña, de los Alpes franceses, situado en la comarca de La Salette (La Saleta), a 1.800 metros de altura. La Virgen María, que apareció llorando, imploraba que su pueblo escogiese la vida. Su llamada y sus lágrimas han emocionado a multitudes, que desde más de un siglo y medio no cesan de subir a la montaña para escucharla y ponerse a caminar siguiendo las huellas de su Hijo.

“Háganlo saber bien a todo mi pueblo”.

Una historia que nos interpela

Desde los orígenes, la animación del Santuario de Nuestra Señora de la Salette fue confiada a los Misiones de Nuestra Señora de la Salette, ayudados por las religiosas de Nuestra Señora de La Salette, algunos sacerdotes diocesanos y laicos. Este equipo de animadores está siempre dispuesto a atender las demandas de los grupos, familiares, comunidades religiosas o peregrinos individuales.

Un centro espiritual

En esta montaña, hace 175 años, tuvo lugar la aparición de la Virgen María a dos niños. Ella se presenta como la “Bella Señora”. María, la madre de Jesús, a los pies de la cruz recibió la misión de ser la madre de todos; ella viene a interpelar a su Pueblo que se pierde demasiado a menudo en un mundo sin justicia y amor porque vive sin Dios. Sólo la conversión puede abrir caminos de futuro a nuestro mundo.

Una estructura que favorece la acogida

El santuario puede acoger permanencias de una a seis noches, con buena relación calidad, precio. Dispone para ello de un equipamiento excepcional: 230 habitaciones, comedor para 530 personas, bar, sala de actos con 400 asientos, salas para reuniones, tienda de recuerdos, grandes aparcamientos.

En La Salette se pueden alojar confortablemente y al mismo tiempo disfrutar de la belleza del lugar y del silencio de la montaña.

Dios quiera y puedan algún día conocer.

“A la luz del mensaje de Nuestra Señora de La Salette, atribuyes un lugar importante al ministerio de la reconciliación”. Y: “La Salette es un mensaje de esperanza, puesto que nuestra esperanza se apoya, en la intercesión de la madre de los hombres”

(San Juan Pablo II).

Oración a nuestra Señora de La Salette

Acuérdate, oh Virgen de la Salette, verdadera Madre de dolores, de las lágrimas que has derramado por nosotros en el calvario.

Acuérdate también del cuidado que tienes siempre por tu pueblo para que, en nombre de Cristo, se deje reconciliar con Dios.

Animados por tu ternura, míranos, Madre, suplicantes, a pesar de nuestras infidelidades e ingratitudes.

Confiamos plenamente en ti. Oh Virgen Reconciliadora.

Vuelve nuestros corazones hacia tu Hijo Jesús:

Alcánzanos la gracia de amarlo sobre todas las cosas y de consolarte a ti con una vida santa, ofrecida para gloria de Dios y amor de los hermanos. AMÉN.

¡Nuestra Señora de La Salette, reconciliadora de los pecadores, ruega siempre por nosotros que recurrimos a ti!

Canto de nuestra Señora de La Salette

Coro: Nuestra Señora de La Salette

Reconciliadora de los pecadores

Nuestra madre dolorosa intercede por nosotros tus

Hijos pecadores, oh, Madre, ayúdanos.

El 19 de septiembre revelaste a tus hijos Melania

Y Maximino, el motivo de tu llanto porque ya no se

Respeta el día del Señor, el día del Señor

Coro: Nuestra Señora de La Salette …

La blasfemia es otra causa en que ofendemos a

Tu hijo, Madre dolorosa, a pesar de tu dolor, tu belleza

Irradiaba, Señora de la luz, Señora de la luz

Coro: Nuestra Señora de La Salette…

La cruz en tu pecho brilla, parecía un Cristo vivo,

A quien yo he clavado, el martillo y las tenazas,

Simboliza el pecado y la expiación y la expiación.

Coro: Nuestra Señora de La Salette…

Las cadenas en Tus hombros, son el peso de mis

Culpas, oh, Señora, el amor y el dolor te encadenan a la

Cruz, por amor, por amor.

Coro: Nuestra Señora de La Salette…

Tú que reinas en la gloria, te pedimos, oh, María

Nuestra salvación, mis acciones y palabras y toda mi

Vida entera, sean para ti, sean para ti.

Coro: Nuestra Señora de La Salette…