¡Felicidades, ‘Pinita’!

Adoración Castelán
Diario El Mundo
“Pina”, como cariñosamente la llaman, ha marcado la vida de muchas personas a su paso, pues siempre se preocupó por la educación de varias generaciones y por el bienestar de su pueblo; trabajó siempre duro para aportar su granito de arena en la creación de una sociedad mejor.
Su historia en la política marcó un momento único en Coscomatepec al ser la primera y única mujer que fungió como Presidente Municipal de su pueblo, en 1982, a la edad de 51 años; también fue nombrada como Personaje Ilustre por su labor en la educación en la niñez del estado de Veracruz, gracias a sus 67 años de servicio; y también recibió la máxima condecoración en el magisterio: la medalla “Belisario Domínguez”.
A todo lo anterior le sumamos que fue la primera supervisora de educación preescolar en el estado de Veracruz y fue la primera seleccionada para ocupar el cargo de Directora del Nivel Preescolar en la SEV, cargo que rechazó. En fin, sus ogros le han permitido a tan bella dama conocer a grandes amigos, visitar muchos lugares y ser reconocida por su labor ante la sociedad pero, sobre todas las cosas, su trabajo honesto y constante de toda su vida le han dado la dicha de poder hacer que su gran familia se sienta orgullosa y con un gran amor hacia ella, el cual le fue demostrado con un festejo sorpresa en un hermoso salón social de Coscomatepec, en el que la llenaron de abrazos, obsequios, palabras de cariño y muchas bendiciones.

Pina Heredia llegó al lugar del festejo sin la más mínima idea de lo que le esperaba, y su cara llena de felicidad la delató y, en todo momento, se mostró feliz de ver tantas muestras de cariño.
Con un “Tequelubrin”, como ella suele llamar a su caballito de tequila que acostumbra tomar diario para conservar la salud, como dice ella, Pina, disfrutó de un delicioso banquete acompañada de su hermana, sus sobrinos y sobrinas. Música de mariachi y la banda “Santa Cecilia” de Calcahualco, pusieron ritmo a la calurosa tarde, y tan alegre familia no perdió la oportunidad de aprovechar la pista de baile y pasarla increíble.
Las palabras emotivas y el canto de “Muñequita Linda” por parte de sus sobrinas, las niñas María José Gutiérrez Vergara y Constanza Loyo Eduardo, fueron algunos de los momentos más emotivos de la tarde, generando sonrisas sinceras, lágrimas de felicidad y fuertes aplausos, todos dedicados a “Pinita”.
“Es un honor pertenecer a esta familia, ser parte del gran legado y la dinastía Heredia. Una persona que cumple lo que promete, su palabra vale. Honor a quien honor merece, a una mujer que cumplió sus 90 años; sin duda, ella es todo un clásico, una edición limitada. Te amamos Tía Pina, gracias Dios por permitirnos estar contigo, nos vemos el próx