Desraman árboles como prevención

José Luis Jiménez

El Mundo de Córdoba

Cosolapa.- Dos árboles de Nacaxtle y mango que eran considerados un grave peligro por rozar cables de alta tensión y unas ramas que pasaban por unas casas del callejón Benito Juárez de Refugio, fueron desgajados por personal de Protección Civil para evitar una posible desgracia.

Las ramas de más de tres metros de largo y otras más extensas fueron retiradas por una cuadrilla de pobladores que se sumó a la ayuda, ya que indicaron, hay unas tres casas en zona de riesgo ya que se encuentran bajo el árbol de más de 15 metros de altura.

“Van a retirar una parte del problema pero se quedará otro más porque algunas ramas ya están podridas y pueden fracturarse y caer sobre las viviendas o las personas que pasan por la zona para acortar camino hacia el campo de futbol”, dijeron pobladores.

El árbol de Nacaxtle tiene poco más de 80 año y el de mango unos cuantos años pero se volvió un problema por los ramajes que sacó de un lado y otro, de varios metros de largo.

Edmundo Saavedra, director de Protección Civil Municipal reportó que el árbol estaba en zona de riesgo y en caso de ser afectado por fuertes rachas de viento podría provocar un grave problema.

“La población nos llamó por temor a que ocurra una desgracia, se evaluó el lugar y si hay riesgo de que las ramas del árbol de Nacaxtle se fracturen y se caigan sobre las casas o los cables”.

El problema se registró en el callejón Benito Juárez que se localiza frente a la escuela primaria Mártires de Río Blanco de Refugio.

Las labores iniciaron desde pasado el mediodía del jueves, con apoyo de motosierra y una cuadrilla de vecinos que se sumó al retiro de las ramas de los árboles.