¡Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon la tuyas a remojar!

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Por: Alfredo Tress Jiménez

Las pasadas elecciones celebradas en la República Alemana donde se relevó a la primera ministra Ángela Merkel, pertenece al partido “Unión Demócrata Cristiana”, gobernó por un periodo de 15 años, deja el cargo con la aceptación más alta entre la ciudadanía alemana; sin embargo, el candidato de su partido, dicho de otra manera, donde influyó ella para que el candidato de su partido fuera el que definiera perdió.

Debemos recordar que siendo la persona que gobernó durante 15 años como primera ministra perdió en las urnas, las y los alemanes decidieron por una persona diferente al partido gobernante.

Se debe destacar que la primera ministra al frente del gobierno alemán hizo un trabajo envidiable para los alemanes y el resto del mundo, debido a que ubicó a la República de Alemania como uno de los países europeos más importante e influyente de Europa y con gran peso en otros continentes, no tan solo por la apreciación de su moneda, sino por sus políticas públicas que aplicó al interior del pueblo; así como, su política exterior.

Esto viene a colación derivado del triunfo abrumador que obtuvo en el 2018 el hoy Presidente de la República -Andrés Manuel López Obrador (AMLO)- donde los poco más de 30 millones de votos emitidos por mexicanas y mexicanos, no tan solo legitimaron su gobierno, también le dieron la mayoría calificada (2/3 partes) en la Cámara de Diputados y la mayoría simple o absoluta (50%+1) en la Cámara de Senadores. Asimismo, hoy por hoy goza de una muy buena aceptación ciudadana.

Sin embargo, debemos recordar que en las votaciones intermedias del 2021 donde se renovó, entre otros, los 500 diputados federales, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y sus aliados el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), no lograron la votación ciudadana que les permitiera en la Cámara de Diputados disponer de la mayoría calificada, que en la anterior legislatura Morena por si solo disponía de ello.

No obstante, en las elecciones del 2018 con las expectativas positivas que generó AMLO, sum00ado al hartazgo que la ciudadanía tenía de las políticas anteriores, en las elecciones por venir al no haber esas expectativas, ni que tampoco AMLO aparecerá en la boleta electoral, deberá hacer que el candidato de la coalición que se logre con Morena, deberá ser un hombre o mujer con muy buena aceptación ante la ciudadanía mexicana para ganar y poder consolidar las políticas de la 4T.

Por lo tanto, será un gran reto para el partido gobernante tomar la mejor decisión, evidentemente con las actuaciones que hace el Presidente de la República, todo hace pensar que su candidata es la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México Claudia Sheinbaum; no obstante, debemos preguntarnos qué se va a hacer u ofrecer a los demás aspirantes y si ellos estarán de acuerdo, en particular al secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard o al senador Ricardo Monreal, sumado a la sucesión dentro de la dirigencia nacional de Morena que debe darse en el 2023.

El escenario por venir será de pronósticos reservado, aunque los militantes y estructuras de los partidos de oposición se están moviendo al interior de sus institutos políticos, están a la expectativa de lo que sucederá en el gobierno federal, Morena y sus aliados. Habrá que observar que sucede en los días, meses por venir.

¿Usted qué Opina?

[email protected]