Piden apoyo para revisar anomalías

Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba

Región.- Ante las constantes quejas y posibles irregularidades en la supervisión escolar 56, la Unión Internacional por los Derechos de Todos en atención a docentes intervinieron ante señalamientos de actos de discriminación y acoso laboral.

Rubi Romero Andrade, directora estatal de la Unión Internacional por los Derechos de Todos, comentó que debido a las constantes quejas que recibieron por parte de docentes que señalan a la supervisora Juana de los Angeles Verá Beristain de la zona 56 sector quinto, intervinieron para conciliar la situación.

Indicó que las docentes han expuesto ser víctimas de acoso laboral, discriminación y maltrato, por parte de su supervisora Juana de los Angeles, además la señalan de no tener tacto ni consideración por maestras que padecen enfermedades graves.

Aunado al hecho que Verá Beristain vive en la supervisión escolar y pide a los docentes cuotas para cubrir la renta y servicios del lugar, violándose la circular 1 de 1986 de normas establecidas hacia el personal adscrito a la Secretaría de Educación Pública en el nivel preescolar, que dice:

“Por ningún motivo se permitirá que el centro de zona se encuentre en el domicilio particular de las supervisoras o supervisores de zona, deberá ubicarse en el jardín de niños que se encuentre geográficamente en el centro de la zona a su cargo”.

Romero Andrade destacó que ya tuvieron diálogo con la jefa de la supervisora Juana de los Angeles, quien se comprometió a intervenir para atender los señalamientos hechos por los docentes.

“En algunos casos las maestras no son tomadas en cuenta para hacer sus labores, son atacadas por su condición pero tras establecer diálogo con la jefa de la supervisora nos comentaron que se van a tomen cartas en el asunto, nosotros esperamos que así sea pues de lo contrario tomaremos otras medidas para que no se sigan cometiendo atropellos contra las maestras”.