Columna: Velada en Orizaba

HÉCTOR EFRAÍN ORTEGA CASTILLO

Velada cultural 1921

Rompe la mañana pluviositana una salva de veintiún cañonazos, seguida del toque de clarines y tambores. Es martes 27 de setiembre de 1921 y ese día conmemórase el Primer Centenario de la Consumación de la Independencia de México, no obstante en aquellos años gobernaba el primer Presidente -Álvaro Obregón (1920-1924)- postrevolucionario, laborista y liberal y dicha celebración considerábase más bien favorita de un sector conservador.

Ese mediodía hubo parada cívica, recorriendo los contingentes la Avenida Colón ante la atentísima mirada de multitud de orizabeños que habían esperado durante mucho tiempo antes de que lograse empezar. Desfile patriótico, lucidor, distinguido, entusiasta, que fuera comandado por el Coronel Leandro Rosado González y organizado por una honorable comisión ciudadana.

Mas llegó esa noche y la misma multitud de patrióticos pluviositanos agolpóse alrededor del Teatro Llave en turbamulta indisciplinada y desorganizada, pues las puertas del coliseo permanecían cerradas y minutos más tarde habría de desarrollarse un hermoso evento cultural, razón por la cual el gentío llegaba hasta el Parque Castillo. Ni aún con el arribo del cuerpo de la gendarmería lograban aplacarse los ánimos, hasta que abriéronse las puertas y la ola humana entró en tropel, ocupando incluso el palco de la prensa y apenas respetando el de las autoridades municipales.

Finalmente, la función comenzó a las 21:15 horas con la aparición en escena del Profesor Alfredo Partida Caramón, Presidente de la Sociedad Independiente de Maestros “Ignacio de la Llave”, asociación organizadora del evento; y quien agradeció a la concurrencia por su asistencia a la velada cultural de esa noche. Comenzó tan luego la presentación de dos bailables: “Fado” y “Baile holandés”, montados por alumnos de la escuela Gómez Izquierdo, seguidos de la excepcional declamación de la oda “Homenaje a España” que pronunció el Profesor Daniel García Valls. Inmediatamente, siguió la presentación de los alumnos de las escuelas “Sor Juana Inés de la Cruz” y “Josefa Ortíz de Domínguez” que deleitaron a los presentes con el baile “Jarabe Tapatío”.

Todo lo anterior fue preludio del inicio de la puesta en escena “El Abrazo de Acatempan”, comedia en tres actos original del profesor García Valls, quien entre los asistentes contemplaba orgulloso la representación de su obra. Los actores dominaron el escenario tan luego como salieron a éste. Como Vicente Guerrero el ya afamado Ignaco Ojeda Rubira, todo un personaje del ambiente orizabeño. Como Iturbide, don Luis Islas Gille, digno representante del Libertador de México. Acompañábanlos en el proscenio Encarnación Toral, Heliodoro Navarrete, Manuel Sandoval, Pedro Gracián y la señorita Esther Ramos completando el reparto.

La obra fue atronadoramente aplaudida, siendo del exquisito gusto de los orizabeños asistentes al evento. Al finalizar se montó el cuadro plástico “Independencia y Libertad”, dando así por concluida la jornada cultural de ese día.

Menester es recordar al cuerpo organizador de esta velada cultural, miembros de la Sociedad Independiente de Maestros “Ignacio de la Llave”. Festival que montóse hace cien años y que ya constituye parte de nuestra historia. Para no ser olvidados: Profesoras Esperanza Rodríguez, María Salazar, Evelia Porras, Guadalupe Aguilar, Esther Fernández y Luz Gómez Candiani; y los profesores Bonifacio Vázquez, Odilón Moreno, Francisco J. Ramírez y Hermelindo Díaz.

Esperemos que dentro de un siglo, quienes hemos sido parte de este Bicentenario también seamos recordados en la siempre ágil y cambiante Historia de la Orizaba señorial y legendaria…

[email protected]