Actúan con dolo contra notarios por confusión

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

Tras darse a conocer que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) dio de baja a notarías por no haber hecho la renovación de vigencia como fedatarios incorporados al esquema de inscripción en el RFC, el notario público José Gregorio García Juárez aseguró que se actuó con dolo, pues únicamente se les dio de baja en la incorporación al RFC.
Indicó que hay una confusión y un mal manejo del lenguaje; la página de contribuyente publicó un rubro que dice: “se cancelan cuentas de fedatarios públicos”, pero aseguró que este concepto está muy ambiguo, pues en realidad no hay ningún problema con los notarios o con el SAT, tampoco existe ninguna sanción para los notarios, y tampoco existe un problema de prestación de servicios notariales.
Desde el año 2002 se le dio a los notarios una opción y a los corredores públicos una opción para auxiliar al Gobierno Federal en la captación de recursos, aunque esto es algo que siempre se hace porque calcula el Impuesto Sobre la Renta y lo enteran por medio de sus clientes al Valor Agregado.
“Es un derecho de los ciudadanos para inscribir vía remota o a través de las computadoras a nuestros clientes en el Registro Federal de Contribuyentes, es decir, es un servicio opcional que da el notario”, comentó.
Explicó que este servicio se tiene que ir renovando anualmente para confirmar que lo quieren seguir prestando.
“Este es el aviso que se venció en julio y agosto, y por lo cual se dio de baja a varios notarios en el país que ya no podrán realizar esta actividad”.
Y es que los notarios, tendrían que haber notificado que querían continuar con esta actividad y renovar este permiso para seguir
dando el servicio.
Este servicio se tiene que renovar anualmente para notificar que lo quieres seguir prestando; Este es el aviso que se venció en julio y agosto Y que tiene más de 1 mil 100 fedatarios aproximadamente.
Muchos de los fedatarios no renovaron el permiso porque muchas empresas mercantiles ya no se están constituyendo por la situación de la pandemia.
“Para los notarios no es conveniente tener una inscripción, porque tienes que hacer un aviso mensual y cumplir obligaciones fiscales aunque ya no estés usando ese servicio”, comentó.
Luego de darse a conocer de que que con estas prácticas, los notarios públicos favorecían la creación de empresas fantasmas, García Juárez señaló que éste fue un servicio que se dejó de usar y que por eso ya no renovaron su inscripción en el Sistema de Administración Tributaria.
Los fedatarios públicos tienen derecho a prestar este servicio pero ya no se quiso renovar.
Al ser dados de baja para la prestación de este servicio no implica que los otros servicios que pueden dar como notarios públicos también se hayan cancelado.
Por el contrario, estos otros servicios continuarán otorgándose de manera habitual.